jueves, 17 de enero de 2008


Cuando mi abuelo me diò el abrazo de año nuevo este año, sus ojos se inundaron de làgrimas, y con voz quebrada me dijo:
"M`ija, yo creo que este es el ùltimo abrazo de año nuevo que te doy, ya tal vez no llegue al pròximo"...
Lo mirè y por primera vez en mucho tiempo me di cuenta que mi abuelo ya no es aquel hombre fuerte de antes, a quien todos acudian en caso de apuro. Bromeando, le contestè:
-Asi dice gûelito, y ya se ha llevado como a 5 por delante, y todavia nos va a enterrar a nosotros.
Èl sonriò tristemente (tal vez recordando a mi madre recien fallecida, a quien queria tanto) y solo dijo:
-Si, ¿verdad?.
Ayer por la noche mi abuelo fue atropellado por una camioneta, cuyo conductor huyò del lugar dejando a mi abuelo tirado en el suelo y malherido.
Mi abuelo se dirigia a su trabajo como velador en una gasolinera ubicada en el cruce de avenida industrial y Blvd Pape.
La noche estaba frìa y lloviznaba. Mi abuelo quien cuenta con 74 años, trataba de cruzar la calle, con sus pasos cansinos, cuando sucediò el accidente.
Anoche fui a verlo al hospital del IMSS donde esta internado. Cuando lo vi no pude evitar llorar. Esta muy golpeado, tiene fractura en tibia y peronè. El golpazo en la cabeza al caer le provocò un derrame cerebral, que le paralizò la mitad izquierda de su cuerpo. El mismo golpe le produjo una herida de 20 cm en el lado izquierdo de la cabeza y una fisura craneal. Esta desorientado y habla mucho aunque solo dice incoherencias.
Yo me pregunto. ¿Que sentirìa aquella persona que provocò tal cosa al saber lo que hizo? ¿Con qu'e corazòn abandona a su suerte a una PERSONA, que ha sufrido un daño por su causa?
Quisiera decirle a esta persona, que mi abuelo es una persona amada por sus hijos, sus nietos sus sobrinos, y apreciada por sus amigos y conocidos. Siempre fue un hombre fuerte que sobrevivio en su juventud incluso a una peritonitis abdominal, cuando ya lo daban por muerto. Es la persona que siempre estaba en medio de los asuntos y problemas de la familia. Tuvo cinco hijos de los cuales ya sufrio el dolor de la muerte de dos de ellos. Ha sufrido tambien la muerte de su esposa y compañera de toda la vida. Sin embargo la pèrdida reciente de su amada nuera, mi madre, lo sumiò en una completa depresiòn.
¿Sabìa usted que mi abuelo tiene sentimientos? ¿Que es una persona noble y fuerte que aun nos hace mucha falta?
Con este acto y su irresponsabilidad, usted, que lo atropellò y abandonò le està arrebatando el ùltimo atisbo de dignidad que le queda.
¿Como se sentirà usted a la edad de 74, si hubiese sido un hombre fuerte, siempre trabajador, siempre proveedor, y la cabeza de la familia, cuando no tenga nada, ni fuerza, ni esposa, con un trabajo al que tiene que acudir cuando deberia estar descansando y disfrutando a sus nietos y bisnietos?
Cierto, los ciclos de la vida se cumplen, pero no deberian ser traumàticos y violentos. El ciclo deberia cumplirse en calma y con total naturalidad. Aun tenga la edad que tenga mi abuelo es una persona valiosa, y no tiene menos derecho a la vida que un joven.
¿Dònde Queda el respeto por las personas?
Usted tambien debe tener padres, tal vez abuelos, que como el mio, caminan despacio, que no pueden ver con total claridad, que son viejos ya, y no pueden hacer todo lo que hacian antes o moverse con la misma agilidad.
¿Y no se ha puesto a pensar, que hubiese sucedido si en lugar de mi abuelo, esa persona tirada en el piso, despojada de toda seguridad, herida y maltrecha, hubiese sido su abuelo, o su padre?
¿No se hubiese detenido si por accidente les hubiera hecho lo que le hizo al mio?
¿No les hubiera procurado auxilio y se hubiera maldecido a si mismo por su torpeza, por su descuido o por su negligencia?
Le aseguro que no soportaria el espectáculo, el triste momento de darse cuenta que aquella persona que era uno de sus pilares, se derrumba, como puede alguien en un segundo proporcionar tanto dolor…. Y hacerse el desentendido.
En esta disertación llena de enfado e indignación hacia alguien que no conozco pero a quien no odio, solo me resta decir una cosa:
Agradezco a Dios, que usted no haya ido a mas velocidad, que no le hubiera dado de lleno, porque entonces mi abuelo no estaria (aunque muy mal herido) con nosotros, y asi como agradezco esto, le pido tambien a El que lo bendiga, y que lo proteja a Usted y a su familia, que nunca sepa el dolor que es que lastimen a un ser tan querido. Y que le ennoblezca el corazòn para que en cada persona que mire en el futuro, vea la imagen de un ser querido suyo, y asi sea incapaz de dañarlos, o abandonarlos.

Y asi quiza el dolor de toda la familia Sanchez Cruz y de mi abuelo, Juan Sanchez Rocha, no seran en vano ......

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: