domingo, 17 de agosto de 2014

hoy


La densa arboleda del otro lado del rio, en aquellas noches de plenilunio, parecian nubosidades grisaceas, neblina, de la cual en cualquier momento emergerian dantescas y fantasmales figuras, que nos perseguirian, y de las cuales no podriamos escondernos.
Ese era mi infantil pensamiento cuando miraba frente a mi casa, a el otro lado del rio, a traves de la ventana abierta mientras trataba de conciliar el sueño.
Todo era debido a algunos de los cuentos que a mi mama le fascinaba contarnos, algunos de los cuales eran terroríficos.
Pero lo que mas nos inquietaba a todos los niños que vivìamos en la orilla del rio Monclova, era las historias que nos contaban los adultos, acerca de la Llorona.
Segùn nos contaban, iluminados solo con la luz de velas o un viejo quinquè, hacia muchísimos años, unas brujas habían asolado la ciudad, y tenían sus reuniones en el rio, justo enfrente de nuestras casas, entre la calle que hoy se llama Pedro Aranda, y el Callejòn del Diablo. Segùn esta historia contada desde muchísimo tiempo atrás, las brujas habían asesinado, mediante sus artes oscuras, a los hijos de una mujer que vivìa en las orillas del rio como Nosotros. Desde entonces, el espíritu de la mujer, una silueta blanca, con un vestido cubierto de velos, que parecía destellar luz propia, recorrìa todo el camino de la orilla del rio, gritando y llorando desesperada en busca de sus hijos. Nos decían que si había algún niño después de las 12 de la noche cerca del rio, la Llorona se lo llevarìa pensando que era alguno de sus hijos.
En ese tiempo, esa parte de la ciudad, a pesar de estar muy cerca del centro, era una zona con calles sin pavimentar, la misma ribereña era solo una línea de tierra colindante con el rio, los patios de las casas de la orilla daban directamente al rio, pues no había un camino trazado para el paso de vehículos. Por las noches, la completa oscuridad cubrìa la zona, y la densa vegetación daba un aspecto tétrico a nuestras noches de infancia. Solo algunos vecinos adultos, se atrevìan a ir al rio por las noches a refrescarse en sus aguas, alumbrados por velas y quinquès.
Con el paso del tiempo desechè aquellos temores infantiles, llegó la modernidad y la ribereña fue pavimentada convirtiéndose en la Avenida Constituciòn, llegó también el alumbrado público y el rio se iluminò con la luz artificial. Sin embargo, aùn hoy vecinos noctámbulos, o personas que van de paso, prestan oído atento cuando un lastimero llanto se escucha como un eco a lo lejos. Solo la reverberación en el tiempo de la historia que no morirà de una mujer vagando por la orilla del rio en una eterna búsqueda que no terminarà jamàs.

Alejandra Sanchez Cruz

La densa arboleda del otro lado del rio, en aquellas noches de plenilunio, parecian nubosidades grisaceas, neblina, de la cual en cualquier momento emergerian dantescas y fantasmales figuras, que nos perseguirian, y de las cuales no podriamos escondernos.
Ese era mi infantil pensamiento cuando miraba frente a mi casa, a el otro lado del rio, a traves de la ventana abierta mientras trataba de conciliar el sueño.
Todo era debido a algunos de los cuentos que a mi mama le fascinaba contarnos, algunos de los cuales eran terroríficos.
Pero lo que mas nos inquietaba a todos los niños que vivìamos en la orilla del rio Monclova, era las historias que nos contaban los adultos, acerca de la Llorona.
Segùn nos contaban, iluminados solo con la luz de velas o un viejo quinquè, hacia muchísimos años, unas brujas habían asolado la ciudad, y tenían sus reuniones en el rio, justo enfrente de nuestras casas, entre la calle que hoy se llama Pedro Aranda, y el Callejòn del Diablo. Segùn esta historia contada desde muchísimo tiempo atrás, las brujas habían asesinado, mediante sus artes oscuras, a los hijos de una mujer que vivìa en las orillas del rio como Nosotros. Desde entonces, el espíritu de la mujer, una silueta blanca, con un vestido cubierto de velos, que parecía destellar luz propia, recorrìa todo el camino de la orilla del rio, gritando y llorando desesperada en busca de sus hijos. Nos decían que si había algún niño después de las 12 de la noche cerca del rio, la Llorona se lo llevarìa pensando que era alguno de sus hijos.
En ese tiempo, esa parte de la ciudad, a pesar de estar muy cerca del centro, era una zona con calles sin pavimentar, la misma ribereña era solo una línea de tierra colindante con el rio, los patios de las casas de la orilla daban directamente al rio, pues no había un camino trazado para el paso de vehículos. Por las noches, la completa oscuridad cubrìa la zona, y la densa vegetación daba un aspecto tétrico a nuestras noches de infancia. Solo algunos vecinos adultos, se atrevìan a ir al rio por las noches a refrescarse en sus aguas, alumbrados por velas y quinquès.
Con el paso del tiempo desechè aquellos temores infantiles, llegó la modernidad y la ribereña fue pavimentada convirtiéndose en la Avenida Constituciòn, llegó también el alumbrado público y el rio se iluminò con la luz artificial. Sin embargo, aùn hoy vecinos noctámbulos, o personas que van de paso, prestan oído atento cuando un lastimero llanto se escucha como un eco a lo lejos. Solo la reverberación en el tiempo de la historia que no morirà de una mujer vagando por la orilla del rio en una eterna búsqueda que no terminarà jamàs.

Alejandra Sanchez Cruz

La densa arboleda del otro lado del rio, en aquellas noches de plenilunio, parecian nubosidades grisaceas, neblina, de la cual en cualquier momento emergerian dantescas y fantasmales figuras, que nos perseguirian, y de las cuales no podriamos escondernos.
Ese era mi infantil pensamiento cuando miraba frente a mi casa, a el otro lado del rio, a traves de la ventana abierta mientras trataba de conciliar el sueño.
Todo era debido a algunos de los cuentos que a mi mama le fascinaba contarnos, algunos de los cuales eran terroríficos.
Pero lo que mas nos inquietaba a todos los niños que vivìamos en la orilla del rio Monclova, era las historias que nos contaban los adultos, acerca de la Llorona.
Segùn nos contaban, iluminados solo con la luz de velas o un viejo quinquè, hacia muchísimos años, unas brujas habían asolado la ciudad, y tenían sus reuniones en el rio, justo enfrente de nuestras casas, entre la calle que hoy se llama Pedro Aranda, y el Callejòn del Diablo. Segùn esta historia contada desde muchísimo tiempo atrás, las brujas habían asesinado, mediante sus artes oscuras, a los hijos de una mujer que vivìa en las orillas del rio como Nosotros. Desde entonces, el espíritu de la mujer, una silueta blanca, con un vestido cubierto de velos, que parecía destellar luz propia, recorrìa todo el camino de la orilla del rio, gritando y llorando desesperada en busca de sus hijos. Nos decían que si había algún niño después de las 12 de la noche cerca del rio, la Llorona se lo llevarìa pensando que era alguno de sus hijos.
En ese tiempo, esa parte de la ciudad, a pesar de estar muy cerca del centro, era una zona con calles sin pavimentar, la misma ribereña era solo una línea de tierra colindante con el rio, los patios de las casas de la orilla daban directamente al rio, pues no había un camino trazado para el paso de vehículos. Por las noches, la completa oscuridad cubrìa la zona, y la densa vegetación daba un aspecto tétrico a nuestras noches de infancia. Solo algunos vecinos adultos, se atrevìan a ir al rio por las noches a refrescarse en sus aguas, alumbrados por velas y quinquès.
Con el paso del tiempo desechè aquellos temores infantiles, llegó la modernidad y la ribereña fue pavimentada convirtiéndose en la Avenida Constituciòn, llegó también el alumbrado público y el rio se iluminò con la luz artificial. Sin embargo, aùn hoy vecinos noctámbulos, o personas que van de paso, prestan oído atento cuando un lastimero llanto se escucha como un eco a lo lejos. Solo la reverberación en el tiempo de la historia que no morirà de una mujer vagando por la orilla del rio en una eterna búsqueda que no terminarà jamàs.

Alejandra Sanchez Cruz

lunes, 10 de marzo de 2014


PERDON, ME LA HE PASADO LLORANDO DESDE QUE ME ENTERE. DESCANSE EN PAZ YARELI. CON TODO RESPETO:

Mi niña hermosa:
Recibi el mas dulce regalo, envuelto con el dolor intenso y profundo de tu nacimiento, fuiste mi regalo, el dolor no importò solo con verte ahí conmigo.
El dolor físico que sentí en ese momento, torturante, pertinaz, fue el dolor de darte la vida, y en ese dolor, te separaste de mi para comenzar a vivir..
Me diste años de dicha, de amor, años de darme el regalo de ser tu madre, de estar junto a mi y yo contigo como una sola.
Te recuerdo por la casa riendo, jugando, recuerdo tus primeros pasos, tus primeras palabras, tus bracitos alrededor de mi cuello..
Hoy, mi niña, te has separado de mi de nuevo… hoy has cerrado tus ojos a esta vida, para nacer de nuevo… y el dolor, este dolor profundo y lacerante, no me deja siquiera respirar, este dolor es tan grande que apenas puedo soportarlo, quiero gritar, llorar, quisiera que nada hubiera sucedido, y sin embargo, como aquella primera vez, tengo que separarme de ti, con un dolor aun mas profundo que aquel, debo dejarte ir….
Hoy te vas de mi, de nosotros, hoy tengo que darte de nuevo a luz para entregarte al creador.
Y cielo mio, el dolor es indecible. No puedo respirar, las lagrimas se agolpan en mis ojos, Duele muchísimo. Mucho.
Este dia mi niña hermosa, el dolor que siento no es comparable con nada que haya conocido jamás, pero no es un dolor egoísta, no es el dolor de cómo me siento por haberte perdido.
Este dolor es el parto espiritual, el dolor de renunciar a ti, de separarte de mi, para dejarte seguir viviendo en mi corazón…
Déjame llorar, mi bebe déjame llorar, no para quejarme de que me dejes aqui, sino para tratar de darte una nueva vida con este dolor, el dolor de la entrega, de la renuncia ante lo inevitable.
Ya no quisiera llorar mas amor mio, pero es necesario para limpiar mi alma, para dejarla libre de egoísmos, y permitirte irte en paz. Para lavar con mis lagrimas el camino que has de seguir el dia de hoy.
Hijita mia, te ame tanto, fuiste todo para mi, y el dia de hoy que te has ido, te doy la máxima muestra de amor, dantote la paz, sin querer procurarla para mi, se que ahora estas en el hogar, y se, que ahora estas conmigo de una forma mas real aun que si estuvieras físicamente, porque ahora vives dentro de mi.
Porque caminare sola, sin ti, el resto del camino, con la confianza de que algún dia, estare de nuevo junto a ti. Mientras tanto mi niña, te llevare en mi corazón.
No me digas que no llore, permíteme llorar, dejame hacerlo, porque estoy separándome de ti de nuevo, y quiero que mis lagrimas limpien tu alma y la mia.
Hoy, hija mia, te has ido de mi, hoy, mi niña, tu sonrisa se quedara eternamente en mi corazón, y, alguna vez, cuando podamos reunirnos, llorare de nuevo de felicidad, al volver a reencontrarte en el camino.
Te amare siempre hijita mia….

escrito por : Alejandra Sanchez Cruz.
con todo respeto en homenaje a la niña Yareli Suarez y a su madre y su padre que sufren esta dolorosa pèrdida...

sábado, 1 de febrero de 2014

LOS JUEGOS EL AYER...


Jugar, jugar al aire libre. Los niños de antaño, saliamos con los amigos, y llenábamos las calles de la ciudad, con las risas, los gritos, la actividad de los diferentes juegos de nuestra niñez. A mediados de los setentas, aÙn la televisión no nos embaucaba tanto y las computadoras y los videojuegos no existían para mantenernos atados a la casa. Esta reflexión que escribo es por lo que paso ayer en mi casa. Estaba sentada en el sofá, abrazando a mi hijo menor, mientras veía tv y le dije que si no tenÌa amiguitos para salir a jugar en lugar de estar viendo tv. Me dijo; Si, pero ahorita todos están viendo tv, jugando videojuegos o en la computadora. Le dije que en mis tiempos, nos divertíamos con una multitud de juegos que no requerían un aparato electrónico, y le comencé a relatar mis peripecias de infancia, mientras èl me escuchaba divertido y asombrado.
Desde que tengo memoria me recuerdo corriendo, saltando, trepando a los àrboles y jugando con “soquete” (ya no me acordaba de esa palabra para definir lodo¡¡¡¡) con pedazos de madera, a las comiditas con hojas y flores del rio o con los tornillos y foquitos que mi papa guardaba en su caja de herramientas. En una ocasión que mis padres compraron una estufa y un refrigerador, mis hermanas y yo utilizamos las cajas, para hacer •casitas” recortándoles puertas y ventanas y nos metíamos en ellas a jugar a las comiditas. Me divertía mas con esto que con las muñecas que me compraban.
Recordando esto aùn puedo escuchar en mi mente los gritos, las risas de mis amigos, cuando nos organizábamos para participar en los diversos juegos. Por tanto, voy a recordar con ustedes algunos de esos juegos hermosos de nuestra infancia:
Por ejemplo la Matatena, podìas jugarlo con piedritas y una pelota o con los famosos jackis, era entretenido y requería coordinación. Jugàbamos a la lotería, con barajas que hacíamos pegando las imágenes de el juego en fichas, metiéndolas en un bote, y dando vueltas para sacar una por una. Jugàbamos Tomatodo, donde corrias peligro que te “despelucaran•. Los niños usaban Huleras, que era una forma muy divertida de practicar la puntería, pero así como otras formas de juego, había que fabricarla consiguiendo primero una buena Horqueta, los hules podían ser de cámara de llanta de bicicleta, aunque se podía conseguir también hule de tubo en las ferreterías, amarrada a los hules con el mismo material, cuando no teníamos hule , le robàbamos los ligueros a las abuelas jajaja. Cuando no tenìas tanta habilidad para fabricar la hulera, te fabricabas Tirabolijas, con la parte de arriba de una botella de plástico (las de cloralex eran perfectas para eso) y un globo que se amarraba a la boca de la botella. Para completarla, usábamos, bolitas verdes de las que salen en las lilas, que por la orilla del rio abundaban. Con los carrizos, también de la orilla del rio, haciamos teepees como los de los indios y estos mismos carrizos nos servían como “caballito”. Las hojas tiernas de los carrizos nos servían también como flautas y sus pitidos llenaban el ambiente hasta hartar a nuestos padres. Rodàbamos LLANTAS Viejas de carro por toda la orilla del rio, Volàbamos Huilas (cometas) para lo cual cortábamos unos carrizos, los pelábamos y haciamos tiras para formar su estructura en forma de cruz, luego conseguías papel de china y si no tenias dinero pues con periódico. Luego de nuevo disponíamos de las reservas de mamà para preparar el engrudo con harina de trigo y agua, luego pegàbamos el papel y amarràbamos los hilos que lo sujetan y finalmente le pegabas una cola de tiras de papel. Después buscàbamos un lugar despejado e iniciàbamos la aventura de hacerlo al viento. Y aquella lloradera cuando se te iba la huila.
A pesar de ser niña, me encantaba jugar al trompo, al balero (aunque me daba mis buenos golpes) y a las Canicas, las cuales le robaba a mi tio, ya que había que tener una buena dotación de diferentes formas y calidades, como los "agues" o Tiros, que servían para hacer precisamente los tiros durante el juego, Tambien existían los timbolones, esas canicas enormes que te daban mucha ventaja al jugar. Jugàbamos a el "Ahogado" y los Pocitos, con reglas muy particulares para cada caso. … Ademas era divertido hacer juegos de malabares, con un pie, sobre bordes para equilibrar, o mantener palos de escoba en equilibrio sobre las manos, en la barbilla o en la frente .
Cuando, entre llantos y gritos me mude a la miravalle, hice nuevos amigos, mis vecinitos, con quienes organizábamos juegos, con una cuerda grande saltàndola mientras dos de nosotros le dàbamos vuelta. Había muchas variantes para saltar pero yo nunca pasè del modo normal, asombrándome de mis amigas que podían saltar a dos cuerdas, y eso era un prodigio para mi.
Aquellas tardes de sol jugando a LOS OUTES (los autes les decíamos) que es una versión del beisbol pero jugada con una pelota común y sin bat, con un home y dos bases colocadas algo lejos del home. Te parabas en el home y con la mano le pegabas a la pelota que te arrojaba el pitcher, y luego tenias que correr hasta la base sin que te toquen con la pelota. Si te dan pelotazo te hacen out. Vivi mi vida sentada en la banca poruqe me hacían out.
Uno de los juegos mas populares entre nosotros era LA CAPIRUCHA (que en otras partes se llama Pericocha). Para jugarlo se necesitaban dos palos de escoba , uno de unos quince centímetros de largo al que había que golpear con otro palo más largo. La forma de jugar era colocar el palo más corto en el suelo, justo sobre un hoyo cavado en el piso de tierra e, introducièndo por debajo de este el palo mas largo, elevarlo y tratar de golpearlo al elevarse en el aire, lanzàndolo lo mas lejos posible mientras se gritaba CAPIRUCHA¡¡¡ El jugador marcaba la posición que había alcanzado midiéndola con el palo largo, dando vueltas sobre si mismo en el piso desde el lugar de lanzamiento, hasta donde había aterrizado el palo. pasando el turno al siguiente jugador. No recordaba que alguien ganara este juego porque siempre salìamos peleados.
Jugàbamosa los Calabaceados formándo un círculo tomados de la mano, pero se quedaban dos niños fuera del círculo y tomados de la mano también. La pareja que estaba fuera del círculo, debían correr hacia la derecha del círculo y seleccionar a dos participantes de los que estaban tomados de la mano, y al pasar cerca de ellos, dabían dar un manotazo a sus manos unidas. Entonces ellos debían de salirse del círculo y correr hacia la izquierda fuera del círculo, en contra de los que los seleccionaron, para poder volver a su lugar. Si los seleccionados se quedan fuera del círculo, ahora ellos deben de hacer lo mismo, de seleccionar a otra pareja del círculo para competir. QUIEN no recuerda diciendo: LOBO LOBITO QUE ESTAS HACIENDO??? Mientras daba vueltas en ronda con sus amigos.
Alguien además de mi jugò al Perrito Traidor? Nos formábamos todos tomados de la mano en línea, y el del principio y el delfinal tenían un dialogo, que iba asi:
-Compadre¡¡
-Comadre¡¡
-Cuantos perritos hay en la horca?
-21 quemados¡¡¡
-Quien los quemò?¡¡¡
-El perrito traidor¡¡¡¡-
Y luego todos cantábamos Quèmenlo, quèmenlo por hablador, y lo repetíamos, mientras el primero de la línea entraba entre los brazos de los dos últimos, y todos lo seguíamos hasta que el segundo de la fila quedaba con los brazos cruzados y vuelto hacia atrás. Nunca entendí porque 21 perritos quemados pero eso me entristecía.
Nos gustaba mucho jugar a los Listones,:
Comprador:”¡Toc, toc!”
Vendedor: “¿Quién es?”
Comprador: “La vieja Inés…”
Vendedor: “¿Qué quería?”
Comprador: “Un listón…”
Vendedor: “¿De qué color?”
Comprador: (Dice un color)
Si el color NO EXISTE entre los participantes, el Vendedor le dice: “No hay” y el comprador debe seguir adivinando.
Si el color SI EXISTE entre los participantes, el Vendedor le pone un precio y le dice: “Son X pesos”.
Entonces el participante con ese color debe correr, mientras el Comprador le paga al Vendedor para luego correr y perseguirlo. Si lo atrapa se queda en la banqueta de enfrente. Y el Comprador tiene que seguir adivinando los colores de los demás. Cuando no lo puede atrapar, ahora ese listón se convierte en Comprador.
Cuando alguna de nosotras conseguíamos un gis o un pedazo de yeso, de nmediato pintábamos un BEBELECHE en la banqueta, traiamos pedazos de papel sanitario mojados, los que hacíamos bolita. Cada participante debía tener su bolita de papel mojado. Para saber los turnos de cada participante, los elegíamos mediante el gato:
UN GATO CAYO EN UN POZO, LAS TRIPAS LE HICIERON CUAZ¡¡¡¡ SACO LA CABEZA Y DIJO: REBOTA, REBOTA Y CUAZ¡¡¡
Antes de comenzar a brincar, debíamos de aventar la bolita de papel mojado a la primer casilla, eso significaba que no debíamos de pisar la primer casilla. Luego comienzas a saltar con un solo pie, sin tocar el lugar donde estén las bolitas, de ida y regreso. Pierde el que toque rayita de la bebeleche, el que al aventar la bolita no caiga en el turno que le corresponde o el que pise con los dos pies donde no debe.tambien quien al venir de regreso se salga sin levantar su bolita.
Con todos los niños de la cuadra jugábamos también muchas rondas como "El Patio de mi Casa", "Arroz con leche", Doña Blanca, "Rueda de San Miguel", “La víbora de la mar”,
Normalmente jugábamos de dia, pero mi tia Tina, nos organizaba juegos en la tarde noche, y aprovechando que mi papa anduviera de tercera en AHMSA, nos dejaban estar hasta mas tarde jugando. Nos gustaba mucho jugar a la SEQUE, (Las traes en otros lugares) donde había un perseguidor que seguía al resto de los niños. Designábamos una “base” que era comúnmente el poste de la esquina de las calles Del Valle y Lucio Blanco en la miravalle 5, también por EL GATO se decía quien estaría “afuera” y elresto estaría en la base, tocándola siempre o te podían dar seque. Luego todos los participantes salian corriendo y el que estaba afuera los perseguía y si los tocaba nos decía : “¡¡¡SEQUE!!!” y entonces a quien tocò se convertía en perseguidor , hasta que alcanzara a otro participante lo tocara y le dijera: “¡¡¡seque!!!” y poder seguir corriendo. Recuerdo que a mi no me gustaba jugar de noche porque había un niño que me perseguía solo a mi, y por eso me iba corriendo hasta los resbaladeros y me escondia jajaja. Una variante de este juego era LOS ENCANTADOS, donde en lugar de convertirse en perseguidor, al que tocaban se quedaba quieto cuando el perseguidor le decía ENCANTADO¡¡¡. Y asi se quedaba hasta que otro niño lo tocara y le dijera : DESENCANTADO¡¡¡
Tambien jugábamos a a LAS ESCONDIDAS la base era el eterno poste de la esquina donde el que buscaba debÌa taparse los ojos hacia la base y contar. Por eliminación elegiamos quien buscaría, mediante un EL GATO también o cantando: MI PAPA ME COMPRO UNA CAJA DE CHOCOLATES, VERDAD QUE SI? SI¡¡¡ VERDAD QUE NO?? NOO¡¡¡ VERDAD QUE QUIERES SALIR DE AQUÍ?? Yentonces contestabas si y te salvabas, el último que quedaba era el de afuera. Los demás niños debían de esconderse. Y al terminar de contar, el buscador debía encontrarlos. Cuando encontraba a uno tenia que ir a la base, tocarla y decir 1,2,3 POR fulanito de tal QUE ESTA EN ….
Si un participante escondido llegaba a la base sin ser visto por el buscador, se terminaba el juego. Decia SALVACION POR MI Y POR TODOS MIS AMIGOS.
Cuando el buscador encontraba a algún despistado niño, éste perdia, se terminaba el juego y ahora será él el buscador.
Un dia, recuerdo que mi padre se apareció en la casa con el juego pong, del que todos hablaban, al poco tiempo el atari 1800, luego el 2600, luego el 2800 el intelevision, Mi tio comprò una maquinita de videojuegos para jugar PACMAN, Creci y dejè los juegos pero a mi casa llegò el nintendo, el sega, game cube, dios mio, que vertiginio, para cuando me di cuenta ya habia videocasettera en la casa, todo el mundo tenia una Sony a color trinitron en la casa, luego, ya siendo adulta aunque aun soltera aparecieron las computadoras personales, luego el internet, aun recuerdo en 1994 solo compuserve lo ofrecia en mexico, y era dial up de 9,600 bps, en un abrir y cerrar de ojos, salieron los 286, 386, 486, pentium pentium2, 3, 4, centrinos, dual core, quad core, etc, Bites, megas, gigas, teras, de repente fueron tema del dominio pùblico, las consolas de videojuegos se hicieron mas sofisticadas y al mismo tiempo, los amigos se alejaban por que estaban jugando en su playstation uno, dos, tres, cuatro, en elxbox negro, Xbox 360, kinect, wii, o estaban conectados en sus casas desvelàndose hasta la madrugada por que podian jugar uno con el otro sin siquiera conocerse , o platicando por Messenger, Outlook, facebook, twiter……y aqui estamos hoy, compartiendo experiencias recordándolas en un aparato y una tecnología que nos robò la niñez de antes,porque en segundos cualquier persona de cualquier parte del mundo leerà sobre mis recuerdos, cuando hace 30 años me tardaba un par de minutos en brincar la barda del patio, y gritarle al vecino que saliera para contarle algo.
Y la Televisión..., ahhh la tele, este aparato que llegó para quedarse asi como el uso de las Tecnologías para la comunicación y la información las que a traves de su evolución, fomentaron la inactividad, la poca imaginación, el juego entre equipos o en grupo, la socialización se vio limitada, aunque no pretendo condenar este aparato o de la internet, porque después de todo gracias a eso es posible compartir estas experiencias, pero es innegable que su existencia matò los juegos al aire libre.
La seque, las escondidas, la matetena, o el bebeleche ya no son juego para los niños de hoy; los hemos perdido . Ahora en las calles, en los patios de las casas, solo el eco de las risas y gritos del recuerdo resuenan en una reverberación, voces de niños fantasmas, los niños de ayer, que para divertirnos no dependíamos la tecnologia. Pero que tal vez precisamente por eso, éramos tal vez màs felices.
por Alejandra Sanchez Cruz.

viernes, 13 de diciembre de 2013

MONCLOVA... tranquilamente


Todavia a mediados de los años ochentas , Monclova, era una ciudad relativamente tranquila y relajada según recuerdo.
Toda mi infancia, durante los años setentas, vivi en la casa de la esquina de rivereña con Abasolo, y recuerdo que en tiempo de calor, en el verano, la gente todavía dormía en sus casas con las ventanas abiertas de par en par. Mi abuela solo atravesaba una mecedora en el umbral de la puerta. Era todo. Dormias tranquila y confiadamente.
A las ventanas no se les colocaba, ni tela mosquitera.
Las puertas y ventanas tampoco tenían rejas.
Era costumbre que las señoras se quedaran platicando, en "las mecedoras" hasta "entrada la noche" y, aunque en la televisión había canales "americanos", la gente escuchaba más, la radio, me encantaba el sonido fantasmal de los narradores en la radio, cuando describían los partidos de Beisbol de los entonces Mineros de Monclova (que luego serian los acereros)-
Por las noches el único sonido era el croar de las ranas del rio, el sonido de los grillos y los esporádicos ruidos y rugidos de AHMSA que se encontraba muy cercana. No había trafico pesado por la calle abasolo, que todavía no se pavimentaba, lo cual sucedió hasta finales de los 80s. En aquellas noches y madrugadas tranquilas de los sesentas, las vecinas de la orilla del rio, en tiempo de calor acostumbraban bañarse en el rio por las noches, alumbradas por velas o quinques, platicando, riendo, departiendo.
Los comentarios, el "chisme gordo" era en torno a las radionovelas o telenovelas .
Los mas chicos nos dormíamos temprano, la mayoría de las veces pero, en ocasiones, los mayores nos dejaban un poco mas para jugar a la seque, a los encantados, o a las escondidas.
Nadie tenia miedo, mas que a la llorona y a las brujas, a quienes nunca vimos.
Era la época de la música disco y los mas grandes que nosotros, iban a las discos de moda, al J&g, al disco FIVE, al Lèllipse, y llegaban relativamente tarde, a pie, acompañándose unos a otros, felices después del baile. No había que temer.
Luego, conforme fui creciendo vi como la ciudad fue haciéndolo también, mas gente llego, los negocios se multiplicaron, la ciudad se modernizaba cada vez mas, atrayendo personas de fuera. Durante finales de los setentas sin embargo todavía se dormía con las puertas abiertas. Yo dormía en un sillón cerca de la puerta y recuerdo que por las noches veía pasar a mis primos y sus amigos cuando llegaban de la fiesta, y me saludaban alegres al pasar.
Me di cuenta que la inocencia de la ciudad se perdia, un dia de 1980, cuando llego a nuestra casa, mi abuela, corriendo espantadísima: un hombre se había metido a la casa, por las puertas siempre abiertas, y había sorprendido por la espalda a nuestro abuelo, y ella, corrió a nuestra casa que estaba cerca, para pedir ayuda. Sin embargo cuando, en desbandada llegamos todos a la casa de mi abuela, mi abuelo ya tenia sometido al frustrado ladron, en el piso, y nuestro perro “El amigo” lo tenia firmemente sujeto con el hocico del cuello.
Desde entonces las puertas comenzaron a cerrarse. Las noches de charla a hacerse mas escasos, las ventanas y puertas se llenaron de rejas como protección.
Aun asi, todavía a mediadios de los ochentas, en mi adolescencia, era seguro caminar por las calles a tu casa después de ir a una fiesta a una quinceañera o a la disco.
Era la época de los grupos juveniles, como parchis, Menudo, Timbiriche, Chamos.
La euforia juvenil era mucha.
Ir al cine a ver sus películas nos costaba 10 pesos la entrada.
Y si se nos hacía noche, caminábamos por toda la Calle hidalgo y luego la abasolo , hacia el sur sin que nadie, nadie, nos molestara.... Y aquella tranquilidad.
Alla por los setentas, las calles en la mayor parte de las colonias no estaban pavimentadas.
En tiempo de lluvias los lodazales eran el principal obstáculo para que no circularan los pocos vehículos que había.
Tener un auto en aquellos años era... Casi, casi un lujo.
Era un lujo tener una tele en color, y donde la había los niños de la cuadra se reunian a ver los programas favoritos, los que eran solo por televisión libre en los setentas eran “El Chavo” “El Chapulin Colorado” “Los polivoces” “la carabina de ambrosio”, y programas norteamericanos como “patrulla Motorizada” “ Emergencias” “Los Angeles de Charlie” “El Hombre nuclear” y “La m,ujer biónica” “La isla de la fantasias” “El Show de Lucy”, “Abbot y Costello”, etc… o las ya tradicionales caricaturas de bugs bunny, tom y Jerry, la pantera rosa, ahí viene cascarrabias, erc…
Todavía en esos años llegaba el famoso lechero en su carreton de mulas, repartiendo litros de "leche bronca" Cuando se hervía la leche aquella , producía una nata que al comerla con tortilla de masa en forma de taco y con una brizna de sal, sabía riquísima.
Algo, para nuestro paladar, sencillamente exquisito.
No había entonces mayores sobresaltos causados por enfrentamientos a balazos.

Por esos tiempos, delos ochentas los únicos sobresaltos eran algunos accidentes de autobuses, el paro laboral por la huelga en AHMSA, y algunos esporádicos aunque fuertes enfrentamientos entre sindicatos, que alcanzaron niveles de noticia nacional. “Salimos en el canal dos” decían. En ese tiempo, el calificativo de "crimen organizado"... Ni se usaba, que era eso?.
La gente caminaba todavía por las noches tranquilamente y si alguien molestaba, se llamaba a la policía.
En el verano, los que iban a Monterrey, Nuevo León o Ciudad Victoria, Tamaulipas, decían:
"Yo prefiero viajar de noche por carretera porque de día hace mucho calor"-.
Nadie los molestaba salvo... La Policía Federal de Caminos.
Casi nadie se paraba con sus vehículos "en doble fila".
La ciudad como siempre estaba llena de baches, de autos de carreras, camaros, Mustangs, torinos, de arrancones clandestinos, y música de Kenny Rogers. Eventualmente el robo de baterías de auto. Monclova estába tranquilo. Pero Monclova crece, y su importancia como punto recurrente “de paso” para el crimen organizado aumenta.
La mancha delictiva, "el mapa delincuencial", -dicen los académicos- comienza a extenderse poco a poco.
La marea violenta empieza a presentarse más continuamente en todo el país. A finales de los noventas, hay mas accidentes, y comienzan a elevarse los homicidios.
Surge el llamado "Chacal" que viola niñas.
Un hijo asesina a sus padres. Un Jovencito asesina a su amigo de una puñalada en la calle Morelos, en una noche de copas. Un padre, lleva a sus hijos al circo y cuando salen de ahí, los lleva al cerro por Trinity y los mata. Mas antros de vicio, mas alcohol. Por esos años Monclova es declarada la ciudad con mas consumo de cerveza en el mundo. Comienza la venta de drogas, muy encubierto, muy sigilosamente, como un cáncer sordo, se apodera del organismo de la ciudad.
La tranquilidad se pierde.
La capacidad de asombro... También.
Para estas fechas, Hay turbulencia. LA VIDA YA NOS CAMBIO.
La vorágine de sucesos que alteran, causan insomnio.
La gente ya no duerme con las ventanas abiertas de par en par. Desaparecen periodistas. Desaparecen personas comunes.
Hace dos años ya, desapareció un amigo de mi hija, un muchacho estudioso y trabajador que no se metia con nadie. Aun en su cuenta de facebook sus familiares le piden regresar.
Las familias procuran no salir de noche. Los muchachos salen a divertirse con temor a lo que suceda. Van a las ESCUELAS, con temor , y los padres nos quedamos rezando que regresen con bien. Como el dia de hoy, con la golpiza y apuñalamiento de un estudiante del Conalep. Mi hija estaba ahí.
Estamos aprendiendo a vivir así... A la defensiva. Cuidando a nuestros hijos y cuidándonos de todo y de todos.
Finalmente... SOLO QUEREMOS VIVIR.
Pero, tendríamos que acostumbrarnos a esto? A escondernos, a estar tras las rejas nosotros en lugar de los delincuentes, de los maleantes, de los jovenzuelos que piensan que tienen derecho a disponer de los cuerpos y las vidas del resto de las personas?. Enque fallamos?? Porque estos jóvenes que golpearon a Luis, son hijos de alguien. Algo fallo en esa comunicación.
No deberíamos acostumbrarnos. No deberíamos conformarnos, y solo llorar y rezar. Pero solo soy una.
Yo se que es iluso pensar que recuperaremos nuestra Monclova como era hace cuarenta años.Las circunstancias y las personas no son las mismas. No quiero de nuevo esa Monclova. pero quiero una ciudad donde mis hijos no teman salir a la tienda, o ir a la escuela. Y con tanto crimen (con más de 40 mil homicidios ocurridos en México desde que el Presidente FELIPE CALDERON activó la guerra contra el crimen organizado), hemos perdido total capacidad de asombro?. Espero y deseo que no. Y mi rezo no es para que deje de haber gente mala, sino para que la gente buena haga algo, para remediarlo……

Por: Alejandra Sanchez Cruz Monclova ES BELLA

viernes, 12 de julio de 2013


El señor aquel, de cabello canoso, bajito y en apariencia frágil, caminaba por la calle Matamoros en El Pueblo, con un cargamento de pinturas a la acuarela bajo el brazo. En eso dos jóvenes que pasaban lo detuvieron para preguntarle por su cargamento. El amablemente respondió a sus preguntas, pero se sorprendió cuando la muchacha, llamò por teléfono a una amiga suya para hablarle de aquel señor de edad avanzada, que vendia las pinturas en el pueblo, le dijo una letania de cómo ellos, siendo tan jóvenes, se cansaban de todo y se daban por vencido, y este señor, andaba todavía, a su edad, haciendo su lucha.
El señor aquel es Don Arturo Perez Oaxaca, uno de los mejores pintores de nuestra ciudad, el cargamento de pinturas, eran acuarelas hechas por èl mismo, con motivos y paisajes tìpicos de la ciudad, que llevaba a entregar pues se los pidieron por encargo. Sonrìe algo avergonzado cuando platica esta anécdota, y dice: “Y es que aùn asi como me ve, yo me siento muy fuerte todavía, “. Parece por su expresión que no le gusta que lo juzguen por su edad. Y tiene razón.
Don Arturo es un señor fuerte, muy inteligente y sumamente talentoso, es conocido entre todos aquellos que tienen el placer de hablar con èl o conocerlo, por ser una persona sumamente amable, gentil, servicial, y con una amena plàtica, sobre todo si se trata de hablar de su pasión: la pintura y el dibujo, sus ojos, cobran nueva vida, mientras emocionado, relata sus anècdotas o habla acerca de la pintura y sus tècnicas. .
Arturo Pérez Oaxaca. Naciò en Parral, Chih.el dia 24 del mes de Septiembre de 1937. Llegò a la ciudad de Monclova en el año de 1957, para adoptarla como su tierra, y no volver a irse. Es Monclovense por decisión y adopción, de hecho, el dice que es Pintor Monclovense, porque su pasión y habilidad para la pintura la desarrollo aquí, en esta ciudad. Fuè un pintor con un talento para la pintura innato, que fue mayormente autodidàcta, a pesar que no tuvo estudios oficiales de Artes, en su obra se observa el talento y la dedicaciòn, que tal vez muchos con años de estudios en las mejores escuelas de Arte del mundo no tendrian. En los años setentas realizò caricatura política muy mordaz, en un tiempo en que la tolerancia era virtualmente desconocida en Monclova, en Coahuila y en México, razón por la cual hasta llego a recibir amenazas y tener problemas, que supo solventar.
Durante mucho tiempo a la par de sus actividades como pintor, se ganaba la vida como uno de los mejores rotulistas de Monclova, trabajando mucho tiempo para la Carta Blanca.
Entre 1976 y 1978 realiza la galería de presidentes municipales de Monclova con una serie de retratos al óleo, que aùn se exhibe en el Museo El Polvorìn.
Luego después de muchos años, decidió dedicarse solo a la pintura, asi, viajo a la ciudad de San Miguel Allende, donde hizo muy buenas amistades con artistas e intelectuales de la època, ganàndose la vida, haciendo retratos y pinturas in situ. Luego por razones familiares regresò a nuestra ciudad, donde actualmente se dedica mayormente a la tècnica de acuarela, realizando hermosas obras donde plasma paisajes de nuestra ciudad, y otras obras que realiza por encargo.
Es uno de los pocos artistas de todo Mèxico, de quienes se reconoce su talento y valìa, aceptando sus obras como Pago en especie, en cuestión de impuestos, por lo cual muchas de sus pinturas son exhibidas en entidades gubernamentales, siendo consideradas patrimonio de la nación. Es el único Pintor Monclovense que ha expuesto en el Museo Pape, fundación que le ha encargado y comprado muchas de sus obras. Un señor en toda la extensión de la palabra, un gran artista, orgullosamente Monclovense.

lunes, 8 de julio de 2013

En 1980, mi padre trabajaba en AHMSA y si había una frase dicha por el que me hacia sentir desasosiego era:: “Ya me voy a la planta, porque ando de tercera”. Era esa la frase local con que se nombraba al turno de noche, hora en que un intenso humo color naranja emanado del horno “Guadalupe” iluminaba nuestro cielo, y mi padre se dirigía a la parada de las combis a esperar sus transporte a “La Planta”. Mi padre poseia un carro Mach uno amarillo, con el cual los fines de semana iba a los "arrancones" acompañado de mi tio, y corrian alegres mientras escuchaban en la cassetera 8 track que traia el carro, el unico cassete disponible que tenian uno de èxitos de Kenny Rogers, del cual amaban "Coward of the county".
Las colonias Miravalle eran relativamente nuevas, y nuevo era también el hecho de vivir en esas casas hechas una igual que la siguiente. Eran tiempos de conocer nuevos vecinos, nuevas personas, de cambiar de ambiente y de escuelas, de estar anteriormente en la Secciòn 147, pase a estar en la muy nueva y casi sin local, Profr. Silvestre Flores Adame.
Recuerdo las excursiones con mis tios, primos y algunos vecinos de mi antiguo barrio en el centro, al “Conejo” que entonces todavía llevaba un caudal importante de agua, o caminatas al cerro, solo con fines aventureros. Eran los tiempos de bañarse en el charco azul, de el Balneario Santa Rita en la colonia las Flores, de los picnics en el otro lado del rio, donde aun no se construìa el Parque Xochipilli. El parque las Americas era un hermoso paraje en el pueblo, donde el rio bañaba una rivera llenísima de frondosos nogales donde también nos gustaba visitar para pasar un buen dia. La rivereña aun existía pues estaba en proceso de construcción la Ave. Constituciòn bajo el mandato de Carlos Paez. Todavia recuerdo el dia de la inauguración, cuando, sobre el toldo de una camioneta, paso, como la Adelita saludando a todos los vecinos del rumbo en el primer viaje por esa ahora concurrida avenida.

Mi abuela vivía en la calle Rivereña y, utilizaba métodos ancestrales para salir adelante, como el tener gallinas y otros animales que nos proveían de huevo fresco y otros alimentos. Solìa enviarnos a mis hermanas y a mi a las forrajeras en la calle Juàrez o a la tienda de don Jacobo Garza o aca “el tirado”, otra tienda por la calle Juarez a comprar maíz y cemitòn para el incipiente zoológico de la abuela, aunque en ocasiones nos desviábamos al Super Asis, en la calle Hidalgo, solo para pasear un poco mas.

Mi madre hacia la “nota” en Ofertas y la Cooperativa, y esperábamos con verdadero anhelo esos días, pues aunque no nos llevaban, llegaban con un cargamento de comida, golosinas y sabalitos que nos encantaban. Mi abuelo trabajaba como chofer de camión de carga en Ofertas (hoy Bomer), y nos encantaban los recorridos en la camioneta que le prestaban para llevar a casa. Nos llevaba a comer a la Placita de la Mayo, tostadas y tacos, y aguas frescas de sandia y limón.
En ese tiempo comer en un restaurante era un lujo, pero para eso estaban el Deyvy’s, el Chulavista, el Hipo’s, el Muchoburger , era de cosmopolitas ir a comer al recién inaugurado “Rico Mac Pollo” donde vendían pollo estilo “Kentucky Fried Chiken”, y que estaba ubicado en el Blvd Juarez casi frente al Hotel Ludivina. Lo que mas recuerdo era el Restaurante Jardín, donde nuestra abuela nos enviaba cada semana a comprar caldo de res, y que aun existe pero entonces estaba ubicado frente a la placita Victor Blanco, en la calle morelos y Miguel Blanco, atrás de lo que ahora es Elektra y antes era el Super Asis, donde ahora están todos los puestos de fayuca.
Mi abuela compraba ropa en “Oportunidades” y zapatos en la zapatería Justicia, o Destroyer. Estaban de moda los zapatos “Exorcista” de Canadà (escolares para niños) y todos recibimos nuestro par para ir a la escuela. Utilizàbamos los cuadernos Polito, y lápices Ticonderoga, los borradores de color rojo y azul (que nunca borrabaaaan) y las tijeras barrilitos en equipo con el pegamento Resistol, en envase de elefantito.
Nos llevaban al cine Monclova a ver películas nuevas de Cantinflas, mi tio Javier nos llevaba a ver las de Kung Fu, y en una ocasión me aterrorizò con la película Tiburòn dos, pero me recompensò pagándome la entrada para ver la ultima de Parchis, al cine Reforma, donde en una ocasión hicimos filas de dos cuadras para ver “La Guerra de los Niños”. Veiamos en televisión En Familia con Chabelo, el Chavo del Ocho, Fàbulas del Bosque, Los cuentos de Cachirulo, o los cuentos de Maria Luisa. Yeyo el camello y tita la perlita, o Juan sin Miedo. Nos encantaban con las caricaturas de Ahí viene cascarrabias, el oso Yogui, La hormiga atómica, La pantera Rosa, La princesa caballero, Candy Candy, Remi, y Heidi. Yo estaba atrapada con “Fiebre del Dos “ con Fito Giron, Caras y gestos con marcela rubiales y Siempre en Domingo. Nos encantaba “Los Pioneros”, “El hombre Nuclear”, ”La mujer Biònica”, “Hulk”, Patrulla Motorizada”, La isla de Gilligan”, El show de Lucy”, “Hechizada” y “Mi bella Genio”. Menciòn aparte tiene: Señorita Cometa” porque, quièn no vivió encantado con su magia y las travesuras de Takeshi y Kogi?.
Eran los tiempos de Feriacero Monclova, cuando las instalaban en el Estadio Monclova, y todo nos maravillaba por su grandeza y luminosidad. Queriamos subirnos a todos los juegos y comprar todos los algodones de dulces, elotes y Hot dogs.
Mis adolescentes tias leian TU y SUSY, y suspiraban con los dibujos de : "Amor es" .

Mientras tanto en la radio, se escuchaba “Rotativa del aire” del profesor Daniel Rodríguez Villarreal y el noticiero de Víctor Harb Karam. Se tocaban canciones de Vicente Fernández con el programa “Mexicano que no canta, en México no nació”. En los ochentas Yo escuchaba cada sábado en punto de las dos “La Hora Juvenil de la PU, y me gustaba oir decir a el locutor : “la hora juvenil de la PU que aquí se inicia” y me emocionaba cuando escuchaba “el baile de la gallina” que era la canción de entrada del programa. En la FM la música disco dominaba la escena aun, con música de los Bee Gees, donna Summer, s escuchaba Funky town, Born to be alive, aun se oia el clásico Staying Alive, y yo me derretía cuando escuchaba “How Deep is your Love”. A veces me sorprendo a mi misma cantando comerciales antiguos o algunos otros que escuchaba como el de un programa de radio que había en la wq que se llamaba “Azahares para tu boda” y que decía al final “para mostrarles el camino de la felicidad, el camino que las conduce al altar, preludio de una eterna felicidad”. En casa mis tios escuchaban a Los Hermanos Barròn”, Freddy Martìnez, Los Baron de Apodaca, Javier Pasos con su “Viva Matamoros”, Tropical Florida, Beto Villa y los Tropicales de Nueva Rosita”, Renacimiento 74”, Los Angeles Negros” y los Yonics y grupo Yndio.
Eran los tiempos de la música disco y las discotecas estaban de moda entre ellas, Lèllipse, arriba del hotel Gil Cantù, Disco Five, donde después fuè Betto`s Pizza, el Bad Luck, que estaba localizado en el edificio junto a la iglesia que esta frente a la plaza Alonso de Leon, y claro, imposible no mencionar el famosísimo J&G. Mis primos y sus amigos nos maravillaban con los pasos de baile que ensayaban para los concursos en el J&G, y nosotros nos admirábamos de su agilidad y talento para bailar y de su apostura al vestirse para ir a la disco. Tambien estaba de moda el Terpsicore, ubicado junto al J&G, que era un salón para fiestas.

Mi PADRE adoraba el beisbol y nos llevaba a los partidos de los acereros, que en lo particular a mi no me gustaba el beisbol pero acudia por que me llevaban. Lo que mas me gustaba era aquellas noches en el patio de la casa cuando mi padre sintonizaba la radio para escuchar el beisbol. Me gustaba mucho el sonido de la estàtica, luego la voz del narrador del partido, y como fondo el ruido de los gritos de la gente y luego, los anuncios publicitarios en la radio
. No se si escribo esto por añoranza o porque extraño mucho de todo aquello. Todo lo que formo parte de nuestras vidas y nos moldeò y creò, y que compartimos con tanta gente en esta ciudad, que tuvo las mismas vivencias, que acudió a los mismos lugares, que probò las mismas comidas, que escuchò aquella música y quedó ligado también en ese recuerdo. Todo esto nos conforma y nos une. Tenemos una memoria y un recuerdo en común de una época mas amable, que también tuvo su parte negativa, pero que añoramos porque es parte de esa Monclova que conocimos, con las personas que lo vivimos, y recuerdos por los cuales estamos unidos, aunque no nos conozcamos en realidad.

viernes, 12 de abril de 2013

Camino por la casa con solo una sandalia puesta, como vivo en el segundo piso la vista desde mi casa es maravillosa y el pie que conservo descalzo siente la fresca superficie del piso de mosaico, algo polvoso porque es un dia con viento... sigo caminando, despeinada y medio descalza, en el pasillo luared me intercepta y me lleva con los ojos cerrados a mi habitacion donde descubro en la pared junto a mi cama un grancartel con un dibujo de mi que dice MAMI TE AMO... suspiro y la miro, mas alta que yo, mas grande, y me siento mas pequeña aun... todos mis hijos son mas altos que yo y esto es causa de hilaridad colectiva... el sonido de mi telefono me hace correr hacia mi cuarto de nuevo y tropezarme, mientras yuyo, que va saliendo de el, trata de sostenerme y cae conmigo, nos reimos de lo torpes que somos, mientras contesto el telefono y escucho la voz de quien me cuida y a quien amo entrañablemente, de mi mejor amigo, mi apoyo y mi aliento, quien junto con mis hijos y mi padre conforma toda mi motivacion....salgo del cuarto sigo con solo una sandalia en mi pie, diana lo nota y se rie de miaspecto desaliñado... y yo pienso, que puedo ser alta baja, gorda flaca, morena, rubia puedo ser lo que sea y los seres que verdaderamente importan y a quienes amo, me aman asi de todas formas, y pienso, que, con mi leucemia, mis achaques, el dolor por la perdida, mi cabello creciendo, mi vista escasa y mi pie descalzo, soy muy afortunada por tener quien me ame sincera y desinteresadamente.... porque tenga la vida los problemas que tenga todo se sobrelleva con las personas adecuadas tomando tu manoy sosteniendo tu corazon..
Camino por la casa con solo una sandalia puesta,  vivo en el segundo piso la vista desde mi casa es maravillosa y el pie que conservo descalzo siente la fresca superficie del piso de mosaico, algo polvoso porque es un dia con viento... sigo caminando, despeinada y medio descalza, en el pasillo luared me intercepta y me lleva con los ojos cerrados a mi habitacion donde descubro en la pared junto a mi cama un grancartel con un dibujo de mi que dice MAMI TE AMO... suspiro y la miro, mas alta que yo, mas grande, y me siento mas pequeña aun... todos mis hijos son mas altos que yo y esto es causa de hilaridad colectiva... el sonido de mi telefono me hace correr hacia mi cuarto de nuevo y tropezarme, mientras yuyo, que va saliendo de el, trata de sostenerme y cae conmigo, nos reimos de lo torpes que somos, mientras contesto el telefono y escucho la voz de quien me cuida y a quien amo entrañablemente, de mi mejor amigo, mi apoyo y mi aliento, quien junto con mis hijos y mi padre conforma toda mi motivacion....salgo del cuarto sigo con solo una sandalia en mi pie, diana lo nota y se rie de miaspecto desaliñado... y yo pienso, que puedo ser alta baja, gorda flaca, morena, rubia puedo ser lo que sea y los seres que verdaderamente importan y a quienes amo, me aman asi de todas formas, y pienso, que, con mi leucemia, mis achaques, el dolor por la perdida, mi cabello creciendo, mi vista escasa y mi pie descalzo, soy muy afortunada por tener quien me ame sincera y desinteresadamente.... porque tenga la vida los problemas que tenga todo se sobrelleva con las personas adecuadas tomando tu manoy sosteniendo tu corazon..

CONTENIDO PROTEGIDO POR: