viernes, 27 de marzo de 2009

Ojos claros, serenos.....


Recibi de alguien que sigue este blog una colaboracion, un pedazo de su corazon que transcribo en este post.... (gracias)

Y no supe ni cómo sucedió.

Fueron sus hermosos ojos azules?

O la calidez de sus palabras, que envolvieron y elevaron mi alma. No sé si fue la ternura de su trato o la belleza inefable de su rostro.

Simplemente,.

Sin darme cuenta.

Me enamoré de él.

Sin conocerlo en persona, sin sentir el roce de su piel, sin aspirar su aroma que se me antoja dulce y fresco, sin sentir su mirada de cielo sobre la mía.

Sin saber siquiera si es real… bendito Internet, glorioso Messenger, santificado Skype.

Gracias por existir y por brindarme la maravillosa oportunidad de coincidir en algún plano de otra forma imposible, con este ser tan especial.

Mi mente se esfuerza en vano:

Como comprender que la simpleza de un teclado y la frialdad de una pantalla pueden transmitir emociones tan intensas, tan sublimes y al mismo tiempo tan desgarradoras?.

¿Qué cómo sucedió? No lo sé.

Un día, de pronto, como una figura etérea conformada por millones de bits apareció en mi vida y fue como si un halo de luz la iluminara transformando irremediablemente todas las fibras de mi ser.

Como puede ser real?

Tan atento, tan cordial, tan amable, tan cariñoso, tan gentil.

Sus palabras volaron traspasando las fronteras, cruzando mares, ríos, selvas y montañas, a través de un satélite, tal vez fibra óptica, tal vez el viento, no tiene importancia el medio que las hizo llegar a directamente a mi, a mi alma, a mi corazón.

Y ahí permanecieron.

Luego se volatilizo la imagen de su rostro, perfecto, varonil, su atlético y hermoso cuerpo, tangible vaso que contiene su alma… y sus ojos… sus ojos azules, que traspasaron con su energía cada célula de mi cuerpo, con aquella enorme descarga eléctrica que me hizo desfallecer.

Más tarde, la vibración de su voz, una voz hermosa que me dejó sin poder articular palabra alguna, llego en oleadas, como un canto suave y lejano. Su risa, dulce y contagiosa, despertó en mí sensaciones. Aromas, recuerdos que hacía mucho tiempo había olvidado.

Desgraciadamente no todo es bello.

Aún queda una parte dolorosa, cruel, despiadada que desearía jamás hubiera ocurrido, pero sucedió.

Sin embargo, lo que ahora poseo y conozco es suficiente. Quiero que perduren en la memoria, solo los bellos momentos, los dulces momentos que me hicieron amarlo...

Lo demás……

eso se los platicaré después…

Ojos azules hermosos
Del color del cielo intenso
Del mar con sus aguas claras
Destellos allá en el cielo


Luces en la oscuridad
Estrellas en el firmamento
No han dejado ni un momento
De brillar en lo infinito


Ojos azules hermosos
Que llevo en mi alma clavada
Los recuerdo con amor
En esta noche estrellada

N.H.A.J.


.

2 comentarios:

Ligia dijo...

Cualquiera se enamoraría de esos ojos, nada más imaginando el resto del cuerpo...
Si seguimos la poesía de Bécquer, quizá descubramos el lado que nos disguste:
Ojos claros, serenos, si de un dulce mirar sois alabados,
por qué si me miráis,
miráis airados?
De todas formas, el texto me encantó. Abrazos

BlueEyes dijo...

Es muy bello el poema... Se nota la magia con que maneja la pluma el autor...aprovecho para saludar al creador de esta hermosa estrofa del Corazón...

CONTENIDO PROTEGIDO POR: