lunes, 6 de junio de 2011

Cuando sea el momento....

Con mis crayones desperdigados por el piso en la sencilla habitación de mi casa frente al rio, mis manos creaban en aquellas hojas blancas mundos hermosos, bosques con arboles enormes, de cielos azules y flores salpicando el césped de mis sueños infantiles.
Soñaba entonces y pensaba, y deseaba ser, queria ser una gran pintora, y me dibujaba en medio de aquel bosque de pie frente a un caballete pintando el hermoso paisaje frente a mi.
Soñaba y me ilusionaba.


En los dias frescos y lluviosos de mi pequeña vida, y a una edad tan corta, planeaba mi futuro.
Me emocionaba pensando en una espaciosa habitación con ventanas enormes que dejaban entrar toda la luz del sol y yo rodeada de mis pinceles, colores, lienzos, hojas blancas, lapices y los tubos de pintura.

Esto me ayudaba a tratar de ignorar lo que sucedia en casa.
Mi hogar era un caos. Mis padres peleaban todos los dias, se gritaban, se insultaban, y nosotros viviamos en la eterna zozobra de lo que sucederia. En aquellas ocasiones al principio de todo, yo trataba de contarles historias a mis hermanas, historias increíbles asombrosas para distraerlos de toda aquella guerra entre los seres que mas amabamos. Evadia a mis hermanas de esa realidad horrible y perturbadora.

En mis sueños no obstante, no existia la imagen de una familia feliz, de mis padres juntos, queriendose, y protegiendonos como debian hacerlo. En mis sueños, solo estaba yo y mis pinturas y mis hermanas cada una en la habitación de su propio sueño.

La realidad, una horrible realidad que hasta hoy se quedo enterrada bajo capas de negacion, protegido su recuerdo férreamente por el cerrojo del subconsciente en una benevolente ignorancia me heria tanto que la escondi en lo profundo.

Era tan niña. Fue mi manera de asimilar todo aquello.

La mayoria de las veces la realidad no es como la esperas. Ni como en realidad piensas que es.
Vamos por la vida alimentando fantasias, ilusiones, sueños, basados en nuestra percepción de la realidad. Pero esta percepción es totalmente subjetiva,

En ocasiones nuestra mente recurre a los mecanismos sicologicos de defensa, a la negacion, aceptación, racionaizacion para hacer mas llevadera la certeza de una verdad cruel., intimidante y dificil de aceptar……

Soy de la idea de que nadie es engañado y es imposible engañarte a ti mismo.
En el fondo de tu corazon tu sabes la verdad, pero no la admites, entonces, creas un mundo de justificaciones, de ideas y de escenarios factibles para llegar a la conclusión que quieres llegar.

Miras lo que quieres ver.

Crees lo que quieres creer, no por flojera, por indolencia, ignorancia o por comodidad.
Simplemente porque este mundo que te creas es menos doloroso que el evidente.

Aceptas entonces esta realidad pero como tu la has creado. Sin preguntar mas, sin necesidad de respuestas que tal vez tirarian abajo el escenario que creaste y te enfrentarian a la verdad.
Muchas personas viven comodas asi.

En mi familia es muy comun el hecho de ignorar los hechos, y evitar las confrontaciones como si esto hiciera desaparecer los problemas. He vivido en este medio tanto tiempo y sin embargo, me rehuso a tomarlo como modo de vida. Yo no quiero arrojarme al precipicio después de ponerme algo ante los ojos que me impida verlo.

Confronto, pregunto, discuto.

Tal vez para mi sallud mental hubiese sido preferible construir una burbuja de fantasias, de hechos ficticios y de ilusiones, y sin embargo estoy aquí, sintiendo esta opresión cada vez mas fuerte en mi pecho, con mis ojos nublados, anegados en lagrimas que sin embargo no brotan. No puedo llorar.
Y no quiero negar el hecho de que esta hora es la mas triste y desesperada de mi vida. Mas aun que la muerte de mi mamita. Casi no puedo respirar, me siento tan agobiada, como atrapada en un osçuro pozo sin poder moverme, gritando, gritando tan fuerte, y nadie me escucha.

No lo voy a negar. No quiero cubrir de sonrisas mi sufrimiento porque no soy ni quiero ser una heroína ni una martir.
 Esta noche tan oscura, estos dias en el desierto hostil, desolado, implacable, descalza, sin agua, sin ningun oasis a la vista y la certeza de que por mas que atisbe al horizonte, nadie va a venir por mi, porque tengo que seguir sola, tengo que estar sola como siempre.
 Y me destroza la indiferencia me destroza ver a mi alrededor a las personas hablando, riendo, mirandome sin darse cuenta que estoy de rodillas que no me puedo levantar, y lo peor de todo es que no quiero que me ayuden a hacerlo. Y que aun mas, tal vez ellos tienen la certeza que puedo sola porque siempre lo he hecho. Que puedo llorar porque ya he llorado toda mi vida. Que puedo no tener, porque nunca he tenido.

Y me duele muchisimo mas aceptar tambien que no es asi. Que no soy tan fuerte, que hoy, en este preciso instante quisiera que alguien me cargara, me abrazara y me dijera que todo va a estar bien. Lo necesito tanto.

Por eso trate. De tener a esa persona que me sostuviera cuando caigo, que confortara mi corazon en los momentos de dolor total, que lo hiciera todo por mi, que lo dejara todo por mi, como yo he tratado de hacerlo, y que al final del trayecto sostuviera mi mano en el instante final,

Pero no. Tengo que aceptarlo tambien,

Eso nunca fue para mi. Soy, como siempre, solo yo……………

Mi martirio es solo mio, mi dolor es tan intenso pero es tan mio.

Nadie lo entenderia jamas.

Estoy aquí escribiendo esto, mientras me he dedicado todos estos dias aciagos, tan agobiada,con la esperanza tan perdida, con la salud deteriorada, sin sueños en mi mente, sin planes para mi futuro, tomando las decisiones definitivas que tengo enfrentar.

Estoy aquí, tratando de justificarme y justificar el hecho, de que no voy a luchar mas por causas perdidas, que necesito y debo renunciar, que tengo que despedirme, que dejar ir,

Tal vez nadie lo entienda. Ni yo lo entiendo., y tal vez nadie, solo yo pueda comprender lo doloroso que me resulta aceptar que tengo que estar sola, que tengo que alejarme antes de irme.

Es el momento de decir las palabras que al fin me liberaran

Solo esto me ata a esta realidad.

Es el momento para decir adios.

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: