viernes, 27 de julio de 2007

SEPULCRO 22, LOTE 6

Ya no hay flores sobre la tumba numero 22 del lote 6. Aunque las flores ya no sirven de nada a una tumba,
¿Quién recuerda que lo que hoy yace en esa tumba alguna vez fue una persona? Una persona con los mismos sueños y deseos que nosotros quiza pero con menos suerte.
Era una mujer. Una esposa, hermana, hija, madre….
Recuerdo ver llegar todos los sabados a esta mujer, mi tia, cargando dos enormes bolsas, llenas de queso, que vendia por encargo de su esposo. Tenia 4 hijas y un hijo, su bebe, su amor mas preciado.
Recuerdo tambien el dia que la vi llegar con dos bolsas distintas. En ellas cargaba toda su vida, la vida a la que tuvo que renunciar por un problema que tuvo con sus hijas. Su espsoo la echo. Nadie la apoyo. Asi que recurrio al unico lugar seguro que conocia: Su madre.
Durante sus ultimos años trabajo incansablemente. Con frecuencia me pregunto, que ilusion la mantenia y le daba fuerza para continuar. Si sufrio alguna vez, lo hizo en secreto, debia aparentar ser una mujer fuerte. Pero estoy segura que sufria su soledad (quien puede reemplazar la compañía de los hijos?) hasta lo indecible. Navidades sin sus niños. Cumpleaños de cada uno de ellos. El dia mas triste, dia de las madres. Su sonrisa franca y sus ojos llenos de pesar.
Luego un dia, enfermo. Le preguntaron si queria que fueran por sus hijas para verlas, y ella lo penso un minuto y mirando fijramente al techo, solo dijo: No
Murio esa tarde sin aspavientos, sin drama, simplemente cerro sus ojos y se fue de la vida.
Recuerdo tambien, el dia de su velorio, ver llegar a sus hijas, gritand0 llorando,: ¡Mamita, mamaaaaa¡¡¡¡¡ No te vayas¡¡¡¡¡¡¡, y al orilas algunos decian:
-Miralas, ahora si lloran, la debieron ver cuando estaba viva.
Eso es cierto. Todos deberiamos aprovechar y demostrar nuestro cariño a las personas cuando estan en vida. Pero la vida no es perfecta y las personas menos aun. Yo no se ni quiero saber que haya ocasionado ese problema entre ellas. Yo se desde mi experiencia que todos cometemos errores, y podre tal vez enojarme interiormente con mi madre pero ahora se, que jamas la dejare de querer. Siempre va a ser mi madre. Y ellas tenian derecho de llorarla, tanto fuera por arrepentimiento como por dolor verdadero, porque aun seguia siendo su madre.
Mi abuela, la madre de mi papa, lloraba, estaba furiosa y me dijo: “Pero van a pagar toda su vida lo que le hicieron a su madre”… Creo que sera suficiente castigo no haber podido hablar con ella y perdonarse mutuamente.
Otros, los que no sabian la situación, decian:
-Pobres, miren como querian a su madre.
Y debe ser verdad, porque algo muy fuerte debio impedirles buscarla todo ese tiempo, miedo, desidia, no se. Pero estoy segura que la amaban, porque era una persona buena.
Lo que si se con certeza es que el arrepentimiento no le sirve de nada a nadie. Y no se daña a nadie (a quien le importa o le sirve el orgullo?) con pedir Perdon. Es muy difícil, pero el resentimiento te hace pesada el alma y al perdonar te liberas de una carga.
Nadie es eterno, nadie dura para siempre, y por mas que queramos esta regla de la vida no excluye a nuestras personas mas amadas.
Hoy la tumba no tiene flores. Pero no importa porque ni las flores ni el arrepentimiento sirven de nada a quien hoy yace ahí, y alguna vez fue una persona amada, aunque ella se fue pensando que no lo era….

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: