lunes, 13 de agosto de 2007

Aroma de infancia..

Anoche un dulce aroma, me hizo remontarme en espacio y tiempo a un lugar hermoso y seguro en mi infancia y mi corazón: el “Campo San Antonio”. Cuando yo era pequeña este lugar era un hospital, pero tenia un jardin hermoso, lleno de flores y pasto siempre recien cortado que tenia un aroma maravilloso y que picaba en piernas y brazos, cuando jugabas a rodar desde lo alto del jardin, que se inclinaba desde la entrada..
El campo San Antonio es un agradable y bello recuerdo para mi, no así para mi madre que cuando fue niña visitaba muy frecuentemente este lugar, como paciente, aunque apenas tenia conciencia de ello. A los 5 años había comido unas bayas del monte, que ella penso que eran comestibles, y en realidad estaba comiendo “Tullidota” o Karwinskia, Humboldtiana, una baya toxica que afecta el sistema neurologico de las personas que la ingieren, produciendo atrofia muscular, y en casos muy graves incluso la muerte. Mi madre quedo “tullida” y mi abuelo, la traía todas las semanas desde el ejido donde vivian, atrás del cerro de “La Gloria”, hasta el hospital del Campo San Antonio, para su tratamiento. Mi madre no podía mover ninguna parte de su cuerpo, parecía una muñeca de trapo, incluso, como un bebe al que se tiene que atender de todo a todo. Así que mi abuelo la acomodaba recostada en un burro y hacia todo el camino a el hospital, caminando junto a este. En el interin de la enfermedad mi abuelo tuvo que vender el ganado que poseia, para pagar las cuentas de hospital. Gracias a los cuidados amorosos de su padre y al tratamiento oportuno e ininterrumpido, mi madre se recupero totalmente a los 8 años. Entonces tuvo que ingresar a la primaria para realizar los años de estudio perdido s a causa de la enfermedad..sin embargo era centro de burlas por su edad y estatura, y porque por ser tan pobres iba descalza a la escuela así que renuncio a terminar la primaria.
Fue entonces cuando su familia, debido a la pobreza extrema en que se encontraban, decidio emigrar al pueblo, a Castaños, donde mi madre,ya de 10 años, comenzó a trabajar como sirvienta y niñera, para ayudar a su familia. Después se mudaron a Monclova, y aquí se caso.
Mi madre, como muchas mujeres, pensaba haber encontrado su principe azul y que ahora viviria feliz para siempre. Pero para ella, como para la mayoria de las mujeres no sucedio así. Porque la vida no es un cuento de hadas, y ni hombres ni mujeres estan exentos de sufrir.
Sin embargo, de mi niñez junto a mi madre solo recuerdo sus cuidados, cuando lavaba en el rio la ropa de sus niñas pequeñas , sus hijas, aunque estuviera helando. Cuando nos preparaba la comida y todos nos sentabamos a su alrededor, esperando que salieran las tortillas. Cuando nos preparaba tortillas de azucar o atole de masa o de maizena. La recuerdo limpiando la casa, cantando a todo pulmon.
La recuerdo levantandose muy temprano para inscribirme en la secundaria, siempre pendiente de nosotros… y recuerdo con especial añoranza su canto.
Ahora mi mama ya no canta, esta enferma, y esa enfermedad le mina los deseos de cantar, ya no puede. Mi madre que era tan fuerte, el pilar de mi casa, a quien siempre acudia cuando tenia problemas, ahora necesita de nuestra ayuda. El problema que ahora agobia a la famillia ensombrece aun mas su animo, esta decaida, esta triste. … y yo quisiera que fuera muy feliz, que después de tanto sufrimiento, por fin para ella como para mi padre hubiera algo de tranquilidad y armonia. Pero la vida, como dice ella misma, no es de color de rosa.
Yo no se si ella sepa que yo la quiero con todo mi corazón, y que quisiera poder volver atrás y ser la hija buena y dulce que ella siempre deseo. Que quisiera resarcir el daño que le he causado con mi actitud, porque no bastara pedir mil veces perdon por haberme comportado como alguna vez lo hice con ella.
Porque para mi siempre sera la madre que nos contaba cuentos, que rezaba con nosotros y cantaba para que durmieramos, como ahora lo hacemos con nuestros hijos:
“Señora Santa Ana, porque llora el niño?
Por una manzana que se le ha perdido…
Iremos a la huerta, cortaremos dos,
Una para el niño, y otra para Dios”…..

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: