viernes, 2 de noviembre de 2007

septiembre 1989


Ayer, soñando, alegre. Brillo en tus ojos de alborozada alegría; hoy es el silencio que cierra tus palabras, que congela tu risa y despierta la oscuridad.
En estas horas de tristeza renacida, recuerdo el viento que revoloteaba tus cabellos; mismo que ahora se vuelve tenue, leve como sintiendo tu presente ausencia.
En el cielo, en una estrella, tras un recuerdo, brota un agua cristalina que ansío beber.
Existe una flor cuyo aroma es el mas sutil , el más bello,.
Y en aquella aurora matizada de belleza, el rocío que brota de mis ojos- negros ya de dolor- será enjugado por un viento travieso, o caerá bañando de tristeza alguna flor recién abierta.
Yo estaré feliz por ti, por el viento que sigue contigo.
Con el sol, renacerá la vida, sumergida en un río de esperanza.
Y será una dicha caminar entre la hierba, buscando con afán mi propia vida. Quizá no la encuentre. Pero una simple flor en mi camino me hablará de la compleja sencillez de mi ser, de las auroras coloreadas de sol naciente que ahitan en mi. Y del rocío que no bañará mas de tristeza mis flores hermosas, de un rocío distinto, de un rocío transparente como la felicidad, que inundará gota a gota todo el corazón, y lo hará sentirse bueno., feliz.
Poco a poco será oscuro el firmamento , mas cada estrella me hablará de tantos sueños que flotan sobre los árboles, en el cielo detro de mi.
Si la luna logra iluminar mi nostalgia ¡Feliz nostalgia¡ parecerá una perla mas en el mar de mi dicha. Quizá no salga la luna. Y entonces aquella triste nostalgia perecerá de pesar al saberse ignorada por mi luna.
Tú estarás a mi alrededor, susurrándome al oido cuánto amor existe en el viento que habitas. Y así permanecerás para siempre.
Será la noche poblada de silencios bellos, de recuerdos de mañana, .
Caminando nuevamente en la oscuridad percibiré ausencias que ya no importan porque no estan mas en mi. Luego, un destello rojizo, celeste, me anunciará la nueva oportunidad.
Y ahora, un prisma de luz invadirá mi corazón llenando la vida de regocijo, y una suave melodía invadirá el ambiente, y mis labios musitarán cosas que el corazón siente.
A lo lejos miraré una silueta frágil, pero fuerte, que se acercará a mi como un suspiro. Tiene en sus ojos las estrellas que busco, su cabello, trigo oscuro, ondula libre al viento.
Sus manos pequeñas han acariciado nuevas ilusiones.
LLeva a la espalda un ligero cargamento. Y su rostro....
yo conozco ésa cara sonriente, y esos sueños que trae a cuestas...
¡Al fin te he encontrado¡

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: