jueves, 20 de marzo de 2008

Pan dulce con recuerdos....


Las olas, gigantescas y amenazadoras, se alzaban sobre mi y rompian con violencia en la playa. El cielo estaba negro, y yo corria angustiada. El sonido estrepitoso de las olas al romperse y el rumor del agua inundaban mi cabeza... y desperté asustada.

Era un sueño, pero... el sonido del agua persistia, un ruido sordo que parecia hacer vibrar la tierra. Mi hermana llegó corriendo, agitada, y me gritö:- ¡ Córrele, se vino la "venida"¡.Viviamos en la calle altos ibarra, y nuestro patio colindaba con el de la señora que nos rentaba la casa, el frente de cuya casa de dos pisos, se erguia frente al rio. Corriendo, salvamos la distancia de los patios, y subimos al segundo piso de la casa de la vecina. El espectáculo resultaba atemorizante. Las aguas crecidas del rio, habian sobrepasado su cauce, e inundaban ambos caminos en su ribera. El agua inundo los primeros pisos de las casas de las orillas.

De inmediato me sobresalté. Mi abuela vivia frente al rio- donde ahora vivo yo- y seguramente el agua se habria introducido a la casa. A mis 7 años me preocupaba por todo muy frecuentemente. Afortunadamente, no hubo daños mayores en las casas en esa ocasion.

Me gustaba mucho que lloviera y el rio se creciera porque se habia convertido en ritual, que, cuando esto sucedia, mi abuelo Juan comprara pan dulce y mi abuela preparara chocolate caliente. Nos sentabamos en torno de la mesa con la lluvia golpeando los techos y paredes, a escuchar los relatos de pasadas crecidas del rio de labios de mis abuelos. El aroma del pan, el chocolate, y la tierra humeda y fresca se fundian en uno solo y reconfortaban el corazon.

Para muchas personas los dias nublados y lluviosos resultan tristes, y deprimentes.

Pero no para nosotros.

Esos aromas, nos abrazan el corazon, y nos transportan a un mundo reconfortante y seguro, en el cual las figuras de nuestros padres y abuelos eran los angeles protectores que no permitirian que nos dañaramos.

Mi abuelo era una persona muy fuerte, fisica y emocionalmente, pero tambien cálida y poseia un gran sentido del humor. Relataba las vicisitudes pasadas en anteriores crecidas del rio, como cuando, azotando el huracán Beoulah -o Biula, como el lo llamaba- el agua inundo gran parte de su casa. Tenian en ese tiempo una letrina, en un cuartito de madera. Contaba que mi abuela estaba muy preocupada por salvar a las gallinas y los patos que nadaban dentro de la casa, y a mi abuelo lo unico que le apuraba era amarrar el baño de madera a un pilar de cemento de la casa, para que no se lo llevara el rio. Tan concentrado estaba en su tarea, que cuando le dijeron que si habia visto a su hermano porque al parecer se lo habia llevado la corriente del rio, mi abuelo dijo: - Ahi lo llevaba hace rato un perro en el hocico.

En realidad su hermano no se habia caido por accidente al rio. Segun contaban entre risas mal controladas años despues, el tio de mi papa se arrojó al rio por una decepcion amorosa. Lo rescataron cuando iba pasando por el puente de la jimenez, asustado y arrepentido, arrojándole una camara inflada de llanta de carro. Y añadian que lo habian sacado como en uno de esos juegos de feria donde arrojas un aro y te ganas un premio.

- Pero este premio estaba muy feo¡¡¡¡ - decia mi abuelo riendo.- pero teniamos que sacarlo porque si quedaba en un terreno ajeno, ya no podiamos reclamarlo porque por ley le perteneceria al dueño del terreno.

En una de esas ocasiones de crecidas del rio, mas antigua, mi abuelo nos platicaba que tuvieron que irse a refugiar a la iglesia de la Ermita, donde se habia instalado un albergue para las personas que vivian a orillas del rio, cuyas casas en esa ocasion quedaron inundadas.

Se referia a su mama con respeto y cariño, y su mirada se volvia extraña. Era algo bizarro escuchar a mi abuelo decir "mi mama". Entonces noté por primera vez que mi abuelo era una persona. En ese momento deje de verlo como MI abuelo y lo vi como un hombre, hijo, hermano, padre. Era aquel con quien tantas veces me peleé, pero para quien yo era LA nieta, la primera, la mas consentida.

Y recordé entonces cuando creyeron que me habia perdido a los doce años, estaba en la biblioteca, pero no avise, cuando mi abuelo me encontró estaba llorando de alivio por verme. Luego años despues, cuando supe que estaba embarazada y decidi ir a decirselo a mi papa, llame a mi abuelo que en ese entonces era taxista y le pedi llevarme a la casa de mis papas. Acepto de inmediato y durante el trayecto se limito a mirarme llorar, no me preguntó nada, y se quedó hasta que enfrente a mi padre, luego me abrazó y se fue sin reclamarme ni decirme nada. Siempre me apoyo incondicionalmente, y aunque teniamos nuestras diferencias, el cariño mutuo siempre ganaba la cotidiana batalla.

La ultima crecida del rio, el año pasado, el agua no llego al borde del cauce. En aquel atardecer, mire la silueta, pequeña y fragil ya, de mi abuelo, otrora fuerte e imponente. Miraba el cauce del rio con añoranza, con los ojos del recuerdo, de quien ya no esta rodeado de sus seres queridos y sus niños para ver con asombro el agua turbia de la "venida".

Aquella tarde, cruce la calle y tome su brazo, recargando mi cabeza en su hombro. No volteó, pero sonrio con su boca desdentada.

- Ya no levanta mucha agua el rio.- dijo con un dejo de tristeza.

- Pero sus mejores años se quedaron con nosotros- Le respondi, y lo invite a nuestra casa, a tomar chocolate caliente y pan dulce con recuerdos.....

7 comentarios:

Gardagami dijo...

See here or here

•°¤*(¯`° (Bett) °´¯)*¤°• dijo...

Que relato mas intenso!
Gracias por compartirlo y gracias por pasarte por mi blog y dejarme unas palabras =)

Te dejo un abrazo!

Iconoclasta dijo...

Dicen que cualquier tiempo pasado fué mejor...eso también significa que sabes sacarle lo mejor a cada experiencia y terminas recordando solo lo bueno.

titania dijo...

Sabes me ha encantado conocerte.

Tu relato me ha tenido un buen rato pensando.

Visité tu pais el pasado Octubre, me encantó.

Un beso, gracias.

<< Lolylla >> dijo...

Tan buen relato, un placer leerte de vuelta por mi blog, vuelve cuando gustes ;)

Un abrazo!

Voces en el viento dijo...

Titania, igualmente, no habia tenido tiempo de consultar comentarios pero estoy convaleciente e incapacitada de mi trabajo asi que he tenido un poco de tiempo. Nos estamos leyendo. Saludos¡¡¡¡

Voces en el viento dijo...

Lolylla, me passeo seguido por tu sitio, me encanta tu estilo y sobre todo la forma, gracias por darte tiempo de pasear por el viento. Saludos¡¡¡

CONTENIDO PROTEGIDO POR: