jueves, 3 de abril de 2008

De quien lleva los pantalones o la incomprension masculina


Mi compañero llega a mi trabajo antes de la hora de salida y me espera hasta que salgo.
Llegamos a nuestra casa, y apenas cruzamos la puerta de entrada, se quita los zapatos y los deja en medio del piso. Se quita la camiseta y la deja tirada, se recuesta en la cama, y me mira con reproche:- Y qué, como a qué hora me vas a dar de cenar?

-QUEEEE¡¡¡?- me infarto.- No sé si te hayas dado cuenta que yo, como tú, ACABO DE LLEGAR DEL TRABAJO.

-Por eso, ya te estas tardando, tengo mucha hambre.

- Yo tambien- le digo- pero dejame llegar, respirar, tener vida propia y dejar de sentirme una esclava, no?

- Bueno, puedes hacer todo eso en la cocina.-

-Mi amor, yo tambien trabajo y a veces me gustaria llegar y no tener que preparar cena.

Para cuando yo digo esto en nuestra discusiòn diaria, el ya se encuentra en el mundo de Final Fantasy X, y el sonido de mi voz se confunde con los gritos de los chocobos del juego.

Me siento como uno de ellos.

Normalmente èl es considerado, paciente, cariñoso y detallista. Excepto cuando tiene hambre y cuando hay futbol o box en la television.Y tratàndose de el rol que cada uno desempeña en nuestra vida en comùn.

Actualmente es de lo mas normal y necesario el que la mujer, cuyo papel antes solamente se desarrollaba en casa, salga fuera, tenga su propio negocio o trabaje, desarrollando asi una vida fuera de la familia, aunque no al margen de esta en un plano mas personal y profesional. La sociedad en general lo ha aceptado como un mal necesario, pero aceptado en fin.

Pero la discriminacion o derechos de la mujer no es mi tema el dia de hoy, sino la batalla diaria que tenemos que librar muchas mujeres trabajadoras, contra quien debe ser nuestro apoyo: Tu esposo.

En una sociedad como la mexicana, eminentemente machista, por siglos se ha educado a las personas segun su genero.

Es asi que mi marido como muchos de los hombres que conozco tienen la idea que las mujeres debemos servirles, alimentarlos, vestirlos, tener la casa y los hijos limpios e impecables, y al mismo tiempo trabajar fuera y aportar para el sustento de la casa.

En mi caso particular no me molesta en lo mas minimo trabajar, en todo caso lo prefiero a estar solamente como ama de casa, pero tengo que soportar los efectos secundarios.

Porque él piensa que aunque yo trabaje tengo SIEMPRE que lavar toda la ropa, hacer la cena, ayudar a los niños a hacer tareas y todas esas cosas que hacen las mamas y esposas normales, mientras el ordena desde su lugar en la cama, con el control de la video y la tv en una mano y la del videojuego en la otra. Creo que le fascinaria tener un control para mi tambien.

Le digo:-Mijito es que yo tambien trabajo y deberiamos repartirnos las tareas.

Se infarta y me dice:- Eso son cosas de mujeres. Tu lo que quieres es que haga todo lo que me ordenes, ahora todas las mujeres piensan que porque trabajan ya no van a obedecer a los hombres. Con eso de que son muy liberadas. Pero conmigo no va eso. Ademas no compares tu trabajo con el mio, yo hago mucho esfuerzo fisico, y tu estas todo el dia sentada, asi que ya vienes muy descansada.

-Pero es que el trabajo intelectual tambien es muy cansado y estresante, a veces peor que el fisico.No te pido que hagas todo, solo que me apoyes con algo.

- Ya veremos- me dice, y completa la fase:-dijo un ciego.

Y a veces si, el cielo se abre y el angelito baja de su nube y me ayuda con algo de la casa.
Pero son eventos esporàdicos, aunque los aprecio mucho. Le comento que siempre deberia ser asi y de inmediato se sulfura y me dice que soy una manipuladora. Que abuso de su bondad.
Pobrecito, como sufre toda la tarde inmerso en God of War. A veces, dice, se siente tan mal por la manera en que lo manipulo y la tortura mental a que lo someto, que necesita unas vacaciones para aislarse del mundo, y encontrarse a si mismo, y casi le grito:

- Ubicate, mi rey, tienes 40 años, si no te encontraste hasta ahora, ya ni aunque te pongan en cartones de leche o hablando a locatel¡¡¡¡¡
Muchos de los hombres que conozco dicen que lo que pasa es que las mujeres ahora que trabajan lo que quieren es tener el control, y sojuzgarlos, que el ego de ellas se acrecenta con un poquito de dinero que ganen por su cuenta y ya se sienten las dueñas del mundo.Que ellos no las obligan a trabajar. Asi que si quieren hacerlo tienen que ocuparse de sus dos responsabilidades y no endilgarles sus obligaciones a ellos.

Pero ahi esta el terreno del hogar para recordarles quien es el amo.

Las esposas trabajadoras no queremos que hagan el trabajo del hogar, solamente que comprendan que las tareas deben ser compartidas, ya que los dos somos proveedores en el hogar. No es cuestion de poder. Somos dos personas con un mismo objetivo en comun en lo que respecta a la familia, no se deberia tratar de una pugna diaria por ver quien manda. Lo que debe interesarnos es el bien comun, apoyarnos uno al otro porque para eso estamos juntos, no solamente para el placer sino para el deber.

Se bien que el eterno problema de las tareas hogareñas, el futbol y el box

no va a terminar y pedir que ellos, nos comprendan de pronto con una luz paradisiaca de revelacion, como en las peliculas, es una utopia.

Pero tengo la esperanza.

Al final de toda discusion, despues de todo, se revela quien en realidad tiene el poder en la casa.... pero eso es algo que no nos conviene decir.

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: