miércoles, 28 de mayo de 2008

Como la flor....





Era ya muy noche, la casa estaba completamente silenciosa. Mis lagrimas caian sobre el frasco de pastillas que tenia en la mano. Entre mas lo pensaba, mas convencida estaba de que la ùnica solucion a todos mis problemas (mis pleitos con mi papà, en la escuela, la ausencia de mi novio) todo, terminaria en cuanto terminara de vaciar en mi boca, el ùltimo frasco de pastillas. Estaba decidida. Todo el mundo me decia que los problemas iban a pasar, que todo se resolveria. Pero ellos no entendian. No sabian que este dolor era como tener la piel en carne viva, y cualquier contacto, hasta el del viento, te dolia horriblemente. Creia que no habia otra solucion. Libraria a mi familia de mi presencia y de mis problemas. Pronto, me olvidarian y todo estaria en paz. Apure el contenido del ultimo de los siete frascos de pastillas. Y me recostè esperando no despertar mas….. Pero, mientras un sopor invadia mi cuerpo, mi mente estaba muy activa… llego un momento en que llorè por haber llegado a ese extremo. Pero pensaba que no habia remedio. Por fin, llego la inconsciencia. Lo ultimo que vieron mis ojos fue la fotografia de mi abuela, en la pared frente a mi cama. Luego nada.
Lo primero que vi cuando despertè fue el rostro bañado en lagrimas de mi madre y la cara angustiada de mi papà. Estaba en el hospital. Mi abuela paso por mi cuarto y vio los frascos vacios, de inmediato comprendio que habia sucedido, y me llevo al hospital, donde me hicieron un lavado de estòmago. Ver a mis padres junto a mi, llorando, porque creian haberme perdido me dio la certeza de que lo que habia hecho no era la solucion. Solo les iba a dar un dolor mas. Ellos siempre estarian ahí para mi, como lo demostraron ese dia. Tal vez no en la forma que yo esperaba, pero entonces supe que siempre podia hablar con ellos y juntos tratar de encontrar la solucion.
Con el tiempo, supe que la vida es muy valiosa, pero a mis dieciséis años de entonces, se por experiencia que el mundo se le termina a uno en cuanto tiene un problema. Que todo te parece del tamaño del mundo, como si este se fuera a terminar por lo que esta sucediendo. Gracias a Dios mi abuela me encontrò a tiempo y pudieron evitar que cometiera tal cosa como el suicidio.
Hace tres semanas que tengo un nuevo trabajo que me ha resultado muy absorbente y he estado llegando muy tarde por la noche a mi casa, incluso he tenido que trabajar sabado y domingo para poner al dia unos asuntos importantes que tienen fecha de entrega. Fue asi como uno de estos dias, me hablo al trabajo mi marido, a las 10 de la noche para avisarme que la niña, mi hija de 11 años se habia ido de la casa. Senti como si se me fuera la vida del cuerpo. Donde podria ella estar a esa hora? Llamamos a mis hermanas y no estaba con ninguna, cuando llamamos a mi padre, el me dijo que la niña estaba alla, que se habia ido a pie, con su mochila con ropa, y que estaba llorando porque yo la iba a regañar. Que se fue porque mi marido la regaño, y porque estaba muy triste. No sabia a quien acudir.
Normalmente ella hubiera ido a desahogarse con mi madre, que era tambien una madre para ella, pero mi mamita murio hace poco. Yo se que esa es una de las cosas que la tiene tan deprimida, llora por los rincones, y casi siempre esta enojada. Cuando le digo que me diga que tiene,se queda callada. Yo conozco esa actitud, yo pase por todo eso, y se que es lo que esta sintiendo, por eso hable con ella explicandole la situación. Ella me dijo sus temores y sus sentimientos, y yo le hice saber que siempre puede contar conmigo, acudir a mi, siempre estare ahí para ella, que sepa que todo se remedia, menos la muerte, como me decia mi mama, y que la vida, su vida, que apenas empieza, es hermosa, aun con los problemas que pueda haber en el camino, y tal vez tambien gracias a ellos, porque el sentir dolor te da la oportunidad de vencerlo y de tener una perspectiva mas amplia de las cosas que son verdaderamente importantes en la vida. No se que hubiera hecho si ella se hubiera perdido.
Hoy estoy triste. La niña de la fotografia, Sarahì Izamar Velez Vazquez, de once años de edad, se quito la vida ayer, en una colonia vecina de donde vive mi padre, al parecer deprimida por que su madre la regaño. Yo no conocia a la niña, pero el dolor que debe sentir su madre, lo conozco aunque de lejos. Se que desgarrador debe ser el sufrimiento de su madre, al haber perdido a su hija, se cuanto se debe arrepentir de haberla regañado, se que se debe culpar por no haberla escuchado. Tal vez sienta que no supo entenderla, que debio haber hecho mas por ella. Pero uno no nace sabiendo ser padre, y es muy difícil hablar con los hijos, y sobre todo que ellos hablen con nosotros.
Miro la fotografia de esta linda niña, que hubiese sido una hermosa mujer, y no puedo evitar mirar en su rostro el de mi hija. Y si a mi niña le hubiera sucedido lo mismo? NO¡¡¡ Jamàs me lo hubiera perdonado, me hubiera vuelto loca de dolor. Por eso se lo que siente esa madre que perdio a una parte de si. Pero tambien comprendo a la niña que se ha ido de la vida, porque yo pase por lo mismo , y se que no cometio una estupidez atentando contra su vida, por que lo que es serio e importante para alguien en algun momento, es sagrado, no puedes hablar diciendo que hubieras hecho tu en su lugar, porque ninguno somos iguales, nadie a llevado a cuestas la carga que el otro lleva, y no podremos saber jamas, que cosa la hizo tomar una decisión tan grave. Lo que se es solo lo que mi experiencia me hace saber: Que todo te hiere, cuando estas deprimido y nada parece tener solucion, ves como si hubiera un pozo sin fin por el que caes… y nadie puede ayudarte. Solo apoyando y hablando con nuestros hijos, es como podremos evitar que el dolor y la desesperación se acumulen en sus pequeños corazones hasta ahogarlos. Hoy estoy triste, y mi corazon esta de luto. Por el dolor de una madre que no conozco, y la vida de una niña, que no tuvo la suerte que yo, y a la cual nunca conocerè….

1 comentario:

Jesús Mtz dijo...

Me encanto el post, pero me encanto mas aun la foto.
Un saludo.

CONTENIDO PROTEGIDO POR: