jueves, 29 de mayo de 2008

El columpio...


Esperaba el autobus frente a mi trabajo en una compañía de transporte de carga, cuando comenzo a caer una ligera llovizna helada. Estabamos casi a cero grados centigrados, pero el frio en aquella zona despoblada, era muy intenso, pues el viento corria sin restricciones, helando hasta los huesos.
Era de noche ya, cuando llego mi transporte. Me subi al camion, y me acomode en un asiento, mientras manejaba con cuidado la bolsa que traia cargando en los brazos. Eran tres platillos que habia comprado para mis niños, pues no queria llegar haciendo de cenar.
Miraba distraida la a traves de la ventana, limpiando el vaho de los alientos tibios en el cristal frio del autobús, cuando escuche una vocecita que decia:
- “Señores pasajeros, espero les guste mi cancion”.
Y comenzò a cantar la cancion de “El columpio”.
Aquella cancion en aquella infantil voz, me llevo de inmediato al momento en que mi madre, divertida, le pagaba un peso a mi hijita Diana, y esta cantaba a todo pulmon la cancion de “El columpio” una de las favoritas de mi mama. La imagen de mi niña entonando aquella cancion es uno de los recuerdos mas tiernos que tengo de su infancia, y aun mas, por el nexo que tiene con el recuerdo de mi madre.
Entonces voltee a mirar a la dueña de aquella dulce voz, que entonaba con tanto sentimiento aquella cancion- que tiene tantos recuerdos para mi-. Me sobrecogi al mirar una niña como de 8 años (la edad que tenia la mayor de mis hijas), que se cubria con sus bracitos. Como todo abrigo, llevaba un vestido a la rodilla, de tela muy delgado y un sweater que se veia a leguas que no aminoraba el frio que sentia. Tenia los labios morados y su voz temblaba al cantar.
En una situación normal, aquella cancion me hubiera hecho llorar, y en aquellas condiciones, fue peor aun.
Còmo podia aquella niña estar cantando por unas monedas, cuando deberia estar, calientita, segura y protegida en su casa? Acaso no tenia casa? Y familia? Como una madre puede permitir que su hijo pase frio en aras de unos pesos? No yo misma haria lo que fuera por mis hijos para que ellos no tuvieran que pasar por eso.
Pensando en la dicha de que mis hijos estuvieran seguros en casa, el contraste con la escena de aquella niña aterida de frio, no me dejaba estar tranquila. Cuando termino de cantar, y paso por mi lugar esperando unas monedas, la invite a sentarse.
Yo habia gastado mi dinero en la comida, asi que le di la comida que llevaba para mis niños. En mi casa habia para prepararles la cena. Luego, me quite el abrigo que yo traia (una capa tipo mañanita, de estambre) y se lo puse en los hombros. Ella me miro asombrada, pero de inmediato se acurruco en el abrigo, y tomo la bolsa con la comida.
Luego se sento en un asiento del fondo del camion y comenzo a comer avidamente.
Pero eso no me hizo sentir mejor. Su hambre y frio estaban resueltos por hoy.
Y que pasaria con ella mañana?.
Una señora que iba en el asiento detràs del mio, me reprendio por darle aquella comida y mi abrigo, me dijo que era una vagabunda, y que solo engañaba a la gente aparentando ser desvalida.
Me pregunto si aquella mujer seria madre.
Como puede alquien mirar tal miseria, y desesperación y no conmoverse? La niña no me estaba robando ni engañando. Ella cantò una cancion que me trajo bellos recuerdos, y aquello se podria decir que era un pago por lo que ella tenia que ofrecer.
Muchas veces pasamos junto a personas que parecen necesitar ayuda, en ocasiones ni siquiera necesitan dinero, solo un poco de dignidad. Pero estamos ciegos a las necesidades de los demas, enfrascados en nuestro propio mundo.
No me importa si a aquella persona que en una ocasion me pidio dinero para medicinas me esta engañando. Seria horrible que por culpa de unos cuantos, los que verdaderamente necesitan no recibieran nada.
Aquella niña, y todos los niños en esa condiciones para mi son mis hijos, quienes necesitan proteccion .
Es una decisión personal, que las personas que me cruzan mi camino y mi vida, y me piden ayuda, son mi responsabilidad. Seria imposible remediar el hambre en el mundo o la pobreza, pero al menos me ocupo de mi radio de influencia.
Que seria de aquella niñita? No lo se, pero rezo porque su vida haya mejorado.
El sentido de la existencia de cada ser humano debería ser para si mismo primero, pero proyectado hacia el exterior. No puedes dar lo que no tienes, pero a veces las personas solo necesitas que las escuches, que las hagas sentir que importan.
Todos tenemos influencia en la vida de todos, porque hasta la persona que por la mañana se cruzo en mi camino y a la cual no conozco, modifico mi ambito. Todos venimos del mismo sitio, somos parte de un todo mas grande, y por tanto, somos uno y el mismo.
El sufrimiento y la dicha ajena, nos deberian tocar y mover como si fuera nuestro, no en aras de siempre estar sufriendo, sino de mejorar nuestra vida y la de los demas. No vivimos solos en el mundo. Aquella niña en aquel momento era mi hija, y se que ella sintio, lo que tal vez no habia tenido ese momento, comprensión, empatia.
Después de todo, uno nunca sabe cuando va a necesitar ayuda, cuando en lugar de estar arriba, va a estar abajo y necesitar de alguien para volver a subir. Como dice la cancion:
“Piensa lo que dices, no ves que la vida es como un columpio, cuando subes, se siente bonito, pero cuando bajas, eso duele mucho….”

1 comentario:

PIER BIONNIVELLS dijo...

Siento tu desesperación al ver a esa criatura tan pequeñita muerta de hambre y de frio..
No sabes las veces que he tenido que esconder mi corazón cada vez que veo este tipo de cosas en las calles..
Me da pena por ellos.. por que son crios! que necesidad tienen de pasar trabajo.. Donde esta el gobierno! donde esta esa ayuda humanitaria.. que sera de la vida de sus padres!..

Madre mia cuantas preguntas sin respuestas?.. y mientras tanto muchos mueren de hambre..

Que triste..

te dejo abrazos.

CONTENIDO PROTEGIDO POR: