lunes, 11 de agosto de 2008

14 años...


El frio que hacia esa noche no impidio que mis compañeros de clase y yo, realizaramos la reunion que habiamos planeado desde hacia tiempo, y que se iba a convertir en una lunada. Uno de los muchachos vivia en una casa muy grande con un jardin y patio grandisimos, tipo rancho, con abundancia de arboles y una pileta para bañarse, tipo alberca.
La idea era acampar, preparar carne y cosas asadas (asi dijeron los chicos) y cantar alrededor de la fogata que reinaba en el centro del jardin. La noche transcurria entre la algarabia de todos aquellos adolescentes, la musica, las risas y los juegos... yo estaba diviritiendome mucho, pero en cierto momento me moleste con uno de mis compañeros, con el que siempre estaba peleando, y decidi irme a dormir.... se suponia que nos desvelariamos, y que amaneceriamos despiertos, pero yo estaba muy molesta y ya no quise seguir con ellos, toda vez que no tenia en que regresar a ami casa.
Las casas de campaña estaban levantadas en medio del patio, pero estaban muy cerca del ruido, asi que decidi, acondicionar un pequeño cobertizo tipo cabaña, que se levantaba un poco mas al fondo y que al parecer el papa de mi compañero utilizaba como cuarto de herramientas o algo asi. Lleve mi sleeping bag a aquel sitio y me dispuse a dormir... pero tenia mucho frio a pesar de el cobertor... sali a buscar algo con que cubrirme mas, y una de mis compañeras, a quien no trataba yo mucho, me intercepto. Me pregunto si le permitiria dormir en mi refugio, ya que ella estaba cansada y no queria la interrupcion del ruido. Le dije que si, y que tendria que llevar un cobertor mas para no sufrir mucho frio. Me dijo que ella los conseguia y yo me regrese al cobertizo. Un rato despues ella llego sin cobertores, pero con un pedazo de lamina, con un monton de brasas de la hoguera que se levantaba fuera. Las coloco entre nosotras y dijo que eso nos daria calor.
Y nos dispusimos a dormir.
Me desperto el silencio inusitado afuera, y sali del cobertizo, mientras mi compañera aun dormia. Cuando sali, vi a mi abuelo, con el rostro descompuesto, mi abuelo me abrazo y me dijo que habia ido por mi porque habia ocurrido un accidente... en el camino me informaron que mi tio habia muerto....
El dia siguiente fue de llanto, luto, dolor...un caos en nuestra casa.... Yo no supe de nada mas, nada... hasta que regrese a la escuela, el miercoles...
Cuando entre en el salon todos se me quedaron viendo de un modo extraño.... me senti incomoda, y pense que seria por lo de mi tio...
Entonces mi compañera de asiento y amiga, me lo dijo:
Cuando me fui de la fiesta, todos estuvieron un rato comentado el incidente y despues volvieron a lo suyo. Nadie se acordo de mi compañera de cobertizo, hasta por la mañana que la buscaron, y fueron al cobertizo. Y la encontraron muerta.
Mi compañera, habia muerto asfixiada por las emanaciones de las brasas en aquel cobertizo cerrado. Murio mientras dormia, sin percatarse de ello.
Y yo hubiese corrido con la misma suerte de no haber llegado mi abuelo por mi.
En el momento que lo supe, tuve un sentimiento horrible, primero senti culpa, como si yo la hubiera matado, luego senti qeu la habia abandonado, que la habia dejado sola en un destino que tal vez debio haber sido comun. Senti mucha tristeza por ella pues era una niña muy agradable.
Senti escalofrio al pensar en lo cercana que estuvo la muerte de mi, porque nosotras, chiquillas y tal vez tontas, no pudimos pensar que el humo de lo que nos causaba calor y comodidad, nos pudiera matar.
Durante mucho tiempo tuve la extraña sensacion de estar viviendo por error, de haber escapado de algo de lo cual al final no escapare.
Entonces ahora que ya estoy a la mitad de la vida, pienso en ella, en la quinceañera que le iban a celebrar, y para la cual ya tenia su vestido, pienso en ella y en la carrera de Doctora en Medicina que no pudo estudiar, en el novio que nunca tuvo, en el primer beso que no dio, en la boda de blanco y con una cola del vestido larga que llegara hasta la entrada de la iglesaia, con la cual soñaba y que no fue. Pienso en los hijos que no nacieron de ella, en el dolor de sus padres...
Y entonces tambien comprendo que todo eso que a ella se le nego por aquel fatal descuido de ambas, yo lo he vivido, y me lamento pero no puedo hacer nada acerca de eso y lo se.
Esa es la razon, por la cual me duele profundamente la muerte de aquella jovencita de 11 años que se suicido, o la historia, que no conocia hasta hoy, de Sylvia Likens, aquella niña que fue torturada horrible y salvajemente durante tres meses hasta morir, por su tutora y los hijos de esta., y de lo cual, me entere leyendo el blog de mi amigo H, Un final no revelado, ya que se estrenara la pelicula que cuenta esa historia.
Se de casos asi, de niñas o adolescentes que mueren, y en cada una de ellas miro el rostro y los sueños truncados de mi compañera, a quien abandone en su ultimo sueño, y a quien no acompañe hasta donde ella llego.
Pero no me alegro por todo lo que yo he sido y ella no fue, por lo que no hizo y nunca conocio, por la mujer en que no se convirtio, porque a partir de aquella noche, yo continue creciendo, pero ella, se quedo atrapada en un tiempo y espacio en donde siempre sera aquella niña sonriente y siempre tendrà 14 años.......

2 comentarios:

HacheM dijo...

Qué increíble historia Voces... me has dejado perplejo; nunca nos contaste mada de eso!
Desagraciadamente esos accidentes ocurren todos los días y no está en nuestras manos hacer algo para evitarlos. Si tú no estuviste más tiempo en ese lugar fue porque Dios te tenía preparada una vida más larga, difíil tal vez, pero aún así llena de felices momentos y personitas importantes como lo son tus hijos
En cuanto a lo de la pequeña Sylvia, qué bueno que te informaste al respecto. Yo no quise investigar mucho del caso hasta ver la película pero sí es muy impactante lo que sucedió y continúa sucediendo. Sólo basta recordar el caso reciente del tipo que mantuvo oculta a su propia hija durante mucho tiempo en el sótano de su casa y con quien procreó varios hijos... esos casos siempre superarán la ficción del cine.

Estoy seguro que lo que se vea en la película de El encierro sólo nos dará una idea de sufrimiento de la niña, pero jamás podrá compararse con lo que vivió en realidad...

Saluditos!

Ligia dijo...

Muy triste tu historia, Voces. Eso es algo que se te debe haber quedado grabado en tu memoria desde entonces. No sabemos lo que el destino nos tiene guardados, pero hay que seguir para adelante. Lo de la historia de esa niña que nombras no la conozco todavía.
Besos

CONTENIDO PROTEGIDO POR: