sábado, 11 de octubre de 2008

Ultimos pasos ....

Mi hija Luared tenia pocos meses de nacida cuando nos mudamos a la casa de mis papas. Pasabamos por una situación economica algo difícil, por eso nos instalamos en mi habitación de soltera que era un lugar reducido para 4 personas, pero nos acomodamos mas que bien, ya que no teniamos muchos muebles.
Es regla logica y natural que, cuando viven tantas personas juntas en una sola casa, los conflictos y los roces se agrandan, por lo cual yo procuraba no salir de mi habitación, mas que para lo indispensable. Mi papa casi no me hablaba y mi mama estaba molesta porque no le gustaba los problemas que acarreaba nuestra presencia en su casa. Yo me habia portado muy mal con ella y ya no era precisamente santo de su devocion,
Asi, encerrada en la habitación, vivimos por espacio de tres años, y yo no permitia que los niños salieran de la habitación. Temia que el mal genio de una de mis hermanas los hiriera, y si les sucedia algo, lógicamente yo iba a protestar haciendo el problema mas grande. A pesar de vivir ahí, yo no hablaba con nadie y no sabia casi nada de lo que sucedia con mi familia. Mi compañero se enfadaba por la manera en que me trataban e ignoraban, pero yo le decia que suficiente hacian con tenernos viviendo ahí, mientras yo conseguia un trabajo ya que solo con el de el no completabamos.
Un dia, cuando Sali de mi habitación al baño, pase por la recamara de mis papas. Mi mama esta sola, recostada, y algo raro note en ella que me hizo regresar sobre mis pasos y entrar en su habitación, cosa que nunca hacia. Mi mama estaba palida, le pregunte si se sentia mal, y me dijo que si. Toque su frente, que estaba perlada de sudor frio, mientras ella ardia en fiebre. Le pregunte que le dolia y me señalo su pie derecho. Mire en la planta del pie, y, justo en el talon observe un circulo negro como de medio centímetro. Ella me explico que se habia enterrado un vidrio pequeño y lo tenia dentro. Esta situación era muy delicada porque mi mama padecia diabetes tipo 2, y tenia riesgo de padecer pie diabetico, que ocurre por falta de circulación en las extremidades, causando necrosis, en pocas palabras, gangrena.
Gangrena era una palabra terrible para mi, yo habia visto, cuando era niña, como al papa de mi amiga se le caian dos dedos del pie por que era diabetico y contrajo gangrena. Morirse en pedazos, era terrible.
Mi mama estaba muy asustada, pero por mas que le insisti no queria ir al hospital. Yo sabia que era muy importante que fuera, asi que le hable a mi compañeroy mi hermano y entre los dos la subimos a la camioneta y la llevamos al hospital. Como temiamos, estaba comenzando a necrosarse el tejido alrededor del diminuto vidrio inserto en su talon. La curaron, la internaron por un dia y la dieron de alta.
Ese mismo domingo, fui de visita con mi tio, y ahí estaban mis hermanas, dos de ellas lloraban, y les pregunte porque. Me dijeron que dos dias después de darla de alta habian vuelto a internar a mi mama porque el pie se puso peor, Que le habian comenzado a raspar el tejido muerto, y que habia necesidad de amputarle la pierna para impedir el avance de la gangrena. Mis tias, que eran quienes habian estado con mi mama todo ese tiempo, les dijeron que el medico les informo que habia que amputarle la pierna y que era lo ultimo que iban a hacer por ella porque de ahí, seguia la otra pierna y asi hasta el final, ya que después de esto no le quedaban mas de dos años de vida. Por eso lloraban.
Yo les pregunte a mis hermanas si ellas ya habian ido a ver a mi mama, y me dijeron que si pero ninguna se habia quedado lo suficiente para hablar directamente con el doctor. Me senti indignada y furiosa, pensando que mi mama, en esta situación habria movido cielo y tierra y no se nos habria despegado hasta que mejorasemos.
Asi que les dije mis hermanas:
- A mi nadie me va a venir a decir que mi mama se va a morir y que le vana a amputar la pierna. Nosotras somos sus hijas y nos corresponde estar con ella, como ella lo ha hecho tantas veces con nosotros. Yo quiero oir lo que me tenga que decir el medico, y ver lo que tiene para saber si ponerme a llorar o hacer algo. Asi que en lugar de llorar, vamos a organizarnos para quedarnos con mi mama, de tal manera que nunca este sola. Tiene cuatro hijas y un hijo y no tendria que estar siendo cuidada por sus hermanas, aunque se les agradece. La obligación es nuestra.
Fue como nos pusimos de acuerdo y nos turnamos para cuidar a mi mama y enterarnos de primera mano sobre su salud. A mi me toco quedarme al otro dia, cuando me vio llegar se puso muy contenta y le dije que todas ibamos a ir a estar con ella, y vi como se sintio orgullosa y feliz de que sus hijos se preocuparan por ella. Ese dia, mientras yo estaba platicando con mi mama, entro el angiologo, y comenzo a revisarle el pie. Hasta entonces yo no se lo habia visto, y como soy bastante impresionable, me voltee para no mirar. El tomo su pie, le quito la venda lo miro un segundo, lo dejo caer sobre la cama – mi -mama hizo un gesto de dolor- y dijo:
- Este pie esta podrido, no hay nada que hacer por el. Voy a tener que amputarte toda la pierna para evitar el riesgo de que se extienda la necrosis. Pero vete haciendo a la idea de que vamos a seguir cortandote pedazos, porque tu ya no duras mucho.
La indignación y la furia subieron a mi rostro, pero no dije nada frente a mi madre. Voltee a verla y vi las lagrimas que inundaban su rostro y su expresión de desanimo, y me fui tras el doctor que ya habia salido. Lo alcance en el pasillo y le dije que era un patan que como se atrevia a hablarle a si a mi mama, que era diabetica, y muy impresionable, que habia manera de decir las cosas, y el habia demostrado muy poco tacto y profesionalismo. Y el me dijo que ella se habia buscado lo que tenia por no cuidarse su enfermedad, y que no tenia que hablar nada conmigo, yo lo segui, pero me ignoro y se fue.
Pie diabetico. Pie diabetico. Tendria que buscar información acerca de ello. Regrese ala habitación con mi madre y una enfermera estaba terminando de curarle la herida, me pregunto que si le ayudaba y acepte. Voltee a ver a mi madre, fingiendo sonreir, para calmarla. Cuando me acerque a ayudarle a la enfermera, fue imposible no mirar la herida. Jamas habia visto algo como aquello, menos en vivo. Mi mama ya no tenia el talon, solo algunos bordes negros, rojos, habia un gran hueco en su lugar, y se veia una porcion de hueso. Cuando la enfermera le presionaba, salia pus amarillo que hacia mucho mas terrible aquella escena. Senti que me mareaba, vi todo borroso, los oidos me zumbaron y pense que me desmayaria. Pero si lo hacia, mi mama se iba a espantar mas, asi que trague saliva y me quede todo lo quietecita y sonriente que pude. Mi mama me miraba y me pregunto como tenia su pie, y yo le menti, le dije que muy bien.
Cuando la enfermera termino, le dije a mi mama que iba al baño y Sali de ahí desesperada, tenia que hablar con alguien de eso, y de lo del horrible y cruel doctor, queria gritar, llorar, y me recargue en un pasillo del hospital y comence a llorar deseperada. Luego me calme, tome el telefono publico y le hable a una de mis hermanas para que me sustituyera.
Cuando llego, me fui a un cibercafe, y consulte todo lo que pude sobre pie diabetico y su tratamiento. Investigue sobre algunos modernos aparatos para activar la circulación que salvaban los miembros de ser amputados, y me entere que tenian ese tipo de tratamiento en nuestro hospital, aunque era costoso.
Con esta nueva información al otro dia increpe de nuevo al medico, a pesar que se negaba a hablar conmigo, lo obligue a escucharme y le dije lo que sabia de lo que padecia mi mama y que sabia que en ese hospital tenian el tratamiento para curarla sin tener que amputar. El me miro burlon y me dijo: - Va a saber usted mas que yo?, para que quiere que le explique que tiene su madre si no me va a entender. Y yo le dije que lo que el me dijera podia tener la certeza que yo lo entenderia, y si algo no sabia, lo consultaba, que me haria experta en el tema si era posible, y le dije todo lo que yo sabia sobre el caso. Y que si el no queria aplicar este tratamiento a mi mama lo acusaria de negligencia e iria con sus superiores. Me miro despectivamente y se alejo dejandome de nuevo con la palabra en la boca.
Asi, resolvi hablar con el director del hospital, al otro dia temprano. Le expuse mi caso a esta persona, y el se quedo muy pensativo unos momentos, luego me dijo que era un problema que los diabeticos no se cuidaran y luego iban con ellos a tratar de que los curaran. Que el mal de mi mama ya estaba hecho que ahora tenia que pensar en mi porque por herencia, era probable que contrajera la enfermedad, que la postura del imss ahora era de Prevenir. Le comente entonces acerca de aquel tratamiento que yo sabia que ellos tenian y que podia salvar el pie de mi mama, y me dijo:
-Mire, ese es un tratamiento costosisimo, y , lamentablemente, los diabeticos le cuestan muchisimo dinero al Instituto, no es posible aplicarlo todas las veces a todos los pacientes, tenemos que seleccionar.
Me espante de oir aquello, se estaba convirtiendo en realidad aquello de que en el futuro solo se le prestaria atención a pacientes que tuvieran calidad de vida, que fueran productivos, en pocas palabras, los mas viables para vivir y producir muchos años? Y la compasión? …. Me indigne y le conteste:
- Lo que usted me esta diciendo es que como al Instituto le cuestan mucho dinero los diabeticos, entonces, los van a dejar morir, para deshacerse de ellos y ahorrarse dinero? Que mi mama va a morir porque le cuestan mucho al insituto? Le voy a decir una cosa: Mi padre trabajo durante 35 años en una empresa muy grande de esta region. Durante ese tiempo el cubrio sus cuotas obreras y la empresa las patronales, con lo cual, si hacemos el calculo,, mi papa pago por adelantado 6 o 7 veces su tratamiento y algunos mas. Asi que no me venga a mi con que sale caro, porque ya esta pagado de antemano y no le estoy pidiendo un favor, sino exigiendo lo que es por derecho.
Su actitud cambio de inmediato y me dijo que el no habia querido decir eso, que lo entendi mal, que por supuesto, mi mama estaria en lista de espera para recibir su tratamiento.
Sali de ahí, desolada por la frialdad del sistema medico. Mi mamita. …no podia ser. Llegue a mi casa, donde mi compañero estaba todavía dormido- era muy temprano- me sente a su lado y el desperto, me pregunto que me habian dicho, y comence a llorar. Le conte todo lo que habia sucedido, y el me sento en sus piernas me abrazo, asi, cargada, como una niña que necesita consuelo y me dejo llorar. Llore amargamente por cerca de una hora….
Me calme y fui a contarle a mi papa. Después de esto el fue con mi tio y el consiguió gente de su sindicato para que presionara en el hospital.
Yo por la tarde me fui a ver a mi mama, y quedarme con ella. Me senti muy mal, porque ella me miraba con sus ojitos de niña, dependia de mi, confiaba en mi, y yo estaba tratando de salvar su pie, y me topaba con el sistema burocratico del hospital.
Tratando de disimular mi tristeza, platicaba animadamente con ella, cuando entro el doctor del terror. Me dijo un seco: “Salga”. Y yo obedeci de inmediato. Paso media hora, una hora, hora y media y el doctor no salia. Por fin, salio, apresurado, sin mirarme, le pregunte que habia pasado y me dijo que no tenia nada que hablar conmigo. Corri a la habitación, donde mi mama lloraba. Que le hizo?- le pregunte:
Y me dijo que le habia raspado, sin anestesia, que le habia dolido muchisimo, le habia puesto un aparato muy raro – me lo describio y de inmediato supe que era aquel tratamiento que necesitaba- y luego se fue. La enfermera estaba en ese momento aplicandole miel de abeja sobre la herida, luego se la vendo, y me dijo que mañana le volverian a aplicar el aparato, y verian como reaccionaba.
Lo siguientes dias estuvimos en la incertidumbre, yo iba todos los dias, y como me dijeran que el aloe era bueno para la cicatrizacion, prepare licuados de las plantas de sabila que mi madre tenia en su jardin en abundancia, y se los lleve para que se los tomara.
Esos dias, mi mama y yo estuvimos mas unidas que nunca, fue cuando mas conoci de ella por sus platicas, y cuando, después de una tormentosa y dificl relacion madre hija, por fin, estabamos unidas de nuevo. Luego nos dieron la feliz noticia: No habia que amputar, el tratamiento, como esperabamos, habia surtido efecto. Mi mama se curaria del todo.
Pero nuestro asombro crecio cuando, a la vuelta de unos meses, todo el tejido que mi madre habia perdido- casi medio pie- se REGENERO. De la horrible herida que le destruyo medio pie cuando yo la vi, ahora tenia su pie completo, la carne nueva, sonrosada, era la unica prueba de su lesion.
Todo esto sucedió en agosto. En diciembre, en la fiesta de año nuevo, mi mama bailo y bailo, feliz. Yo estaba encantada de mirarla, pensando que ese año pudo haber terminado de otra forma, triste, pero habia sucedido lo mejor posible.
Mi mamita todavía vivio 6 años mas y nunca volvio a tener problemas con su pie. Alcanzo a ver a mi hijo Javier- su hijo del corazon- graduarse de la primaria y entrar a la secundaria, a conocer a su nieta mas chica, a la cual mi hermana le puso su nombre: Yolanda. Y durante todo el tiempo que vivio después de esto, me acerque muchisimo a ella y ella volvio a tratarme con el cariño de antes.
Un tiempo odie muchisimo a aquel medico tan cruel, pero lo perdone, y lo compadeci por ser una persona sin corazon. Pero el se habia equivocado, el pie de mi madre no tuvo que ser amputado y ella vivio muchos años mas para brindarnos todo su amor y alegria, y es que el no sabia que tambien el amor tiene que ver en la recuperacion del cuerpo, que la esperanza cura y alimenta, mientras se hace lo que se tiene que hacer medicamente. Ella estuvo ese tiempo con nosotros y esto me permitio disfrutar de los ultimos años de aquella persona maravillosa, que fue mi mama, y regresarle un poco de lo mucho que ella lucho por nosotros mientras pudo y vivio…..

1 comentario:

Ligia dijo...

Pues que tu historia a pesar de los años sigue vigente hoy día, y me refiero al carácter de algunos médicos que tienen el título y poco más. Tus recuerdos de sus últimos años es lo que debe importarte. Abrazos

CONTENIDO PROTEGIDO POR: