miércoles, 11 de marzo de 2009

Abrazos...



Luared se acerca a mi y me abraza con mucho cariño. Yo la miro pero no la abrazo. A ella no le importa. Luego el calor de sus bracitos me reconforta y me hace recordar, que ellos son lo que mas quiero. La abrazo a mi vez y la beso. Ella no tiene la culpa de que me haya criado con la familia de mi papa, que son personas que no estan acostumbradas a demostrar su cariño. y no se caracterizan precisamente por ser cariñosos y expresivos.
En cambio mi mama era efusiva, alegre, exhuberante. Ella nos abrazaba y besaba y bailaba con nosotros. Yo en esos casos me senti incomoda, pero eso a ella parecia, como a luared, no importarle. Con el tiempo, aprendi a entender a mi mama y a aceptarla como era, pero aun asi, no la abrazaba. En ocasiones me daba tanto gusto verla que deseaba estrecharla en mis brazos y besarla. Pero nunca lo hice, mas que en sus cumpleaños y el dia de las madres. A veces, la miraba tan triste y desvalida, que deseaba con todo mi corazon consolarla con un abrazo, que supiera que podia contar conmigo. Pero me reserve esos abrazos y esas muestras de cariño pensando que luego lo haria, que despues habria tiempo para hacerlo. Luego, un dia, mi madre murio. ya era demasiado tarde, mis brazos se quedaron vacios, ya no podria abrazarla nunca.
Meses despues, comence a trabajar en una empresa grande e impersonal, El primer dia de trabajo siempre es dificil, porque no conoces a nadie y te sientes un poco excluida pero, poco antes de la hora de entrada, llego a mi escritorio una mujer de hermosos y bondadosos ojos, con una radiante sonrisa. Se presento conmigo y me saludo, e hizo algo que me dejo asombrada: Me dio un abrazo¡. Acababa de conocerla y ella me abrazo. No se poruqe razon, no me senti incomoda con aquella demostracion, al contrario me senti bienvenida y apreciada. Y vaya que lo necesitaba en ese momento.
Luego me di cuenta que era costumbre de ella, saludar de beso y abrazo, y que lo hacia sinceramente, poruqe como pude constatar con el tiempo, era una bella persona, optimista, positiva, comprensiva, ajena a odios, criticas y envidias. Nunca escuche de ella una queja, un chisme, una critica, al contrario, trataba de subsanar los problemas o los malosentendidos que hubiera entre quienes conocia. Siempre tenia una sonrisa y una palabra de aliento y aunque tal vez en algunos momentos ella misma se sentia triste por sus propios problemas, no lo demostraba y al contrario, le sonreia a la vida.
Asi se me hizo costumbre todos los dias esperar su efusivo saludo y corresponderle de la misma manera. Y me di cuenta que aquel simple contacto humano me hacia sentir mucho mejor, me sentia consolada, reconfortada, aceptada.
Estoy segura que Adriana, mi amiga Adriana es un angel que esta destinado a confortar y consolar los corazones solitarios, y desvalidos con sus abrazos y su compañia.
Y tambien me hizo recapacitar. Comence a reflexionar acerca de mi incapacidad para demostrar mi cariño, y que me habia costado tanto en el caso de mi mama. Me hizo pensar en todas las personas a las que amo y que tal vez piensan que no porque no lo demuestro. Y me propuse hacerlo. Acercarme mas a ellos, abrazarlos, besarlos, no rechazarlos cuando se acercaran a mi. Asi, comence a abrazar a mis hijos, a mi papa. Y me di cuenta que a veces las personas necesitamos de un contacto sincero que te haga sentir querido, aceptado, apoyado. Sentir que alguien esta ahi para ti, que no estas solo y que todo pasara.
Mi amiga Eunice, en sus correos, siempre nos regala un abrazo, y nos pregunta : Quien no necesita uno?,
Todos los necesitamos, aunque a veces como yo, tontamente lo neguemos.
Los abrazos producen una sensación de bienestar que puede reducir la presión arterial, la ansiedad, el estrés y la depresión. Se ha descubierto que un abrazo recibido en el contexto adecuado puede liberar endorfinas. Las endorfinas son liberadas por el cerebro humano y ayudan a elevar el umbral del dolor, aumentan la sensación de placer y felicidad e, incluso, retardar la sensación de fatiga. Abrazar te hace sentir unidoy parte de algo, te llena de un calor interior que te da energia.
Los abrazos de Adriana me confortaba, y alegraban mi dia. Me sentia aceptada y con cada uno, abrazaba tambien a mi amada mamita, en mi corazon. Adriana logro cambiar esa parte de mi, para bien, e hizo que ese tiempo en ese lugar haya valido la pena solo por lograr su amistad.
mi hija luared, es como mi mama: efusiva, alegre, exhuberante y ahora en sus pequeños brazcitos abrazo a mi mama cada dia, y cuando me acerco y subitamente abrazo a uno de mis hijos o a mis hermanos mientras ellos me miran con extrañeza, yo pienso:
Buenos dias mamita, te amo.

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: