sábado, 27 de noviembre de 2010


Termino el invierno.

Gradualmente, suavemente

entre murmullos

despierta Ursus al viento nuevo.


Soy su presa

extraviada en la fascinacion

de sus profundos

y calidos ojos.


no me importa

lo que suceda

No tengo miedo.

posee luz y tranquilidad

en su mirada

Aletargado

aun de su sueño invernal.



Me mira

en la mirada eterna de sus ojos

ahora abiertos

a mi.

Me toma con sus garras

hiere mi carne

acaricia mi vida.


Soy su presa

Ursus ha despertado

tiene hambre.

Y yo quiero ester en el

aunque al hacerlo

me hiera

y muera

en la eternidad

de su abrazo.

1 comentario:

Eduardo C. G. dijo...

Gracias, hermoso poema como siempre, te amo Ale

CONTENIDO PROTEGIDO POR: