lunes, 21 de marzo de 2011

Aunque no lo leas.....


No habia notado tu presencia. Mejor dicho, no habia prestado atención a que estabas por ahí.

En realidad no ponia mucha atención a casi nada de lo que ocurria a mi alrededor, tenia solo unos dias de haberme enterado de que estaba embarazada de mi primer hijo, y que mi vida habia cambiado por completo. Tenia muchisimas cosas en que pensar.

Te habia visto antes, varias veces, porque eras el amigo de una compañera de trabajo, y la visitabas esporádicamente. Me llamaba la atención de ti entonces, tu personalidad, tu voz grave, tus manos, y tu aire serio.

Sin embargo cuando los acontecimientos en mi y a mi alrededor me convirtieron en el centro de un caos, no note que comenzabas a ir mas seguido a la oficina donde trabajabamos. Llegabas por la tarde casi a la hora de salida, platicabas con todas las secretarias de la oficina, reias, mientras yo me mantenia al margen.

Me saludabas amablemente, me sonreias, pero yo no veia en tus atenciones nada fuera de lo normal.

Con el paso del tiempo, tu presencia llego a hacerse una costumbre, y comenzaste a platicar mas conmigo, me escuchabas atentamente, me dabas tu opinión acerca de temas que me confundian. Te convertiste en un muy buen amigo.

Mi embarazo se hizo mas notorio y mis problemas para moverme, para trasladarme, mas grandes. Mi embarazo era de alto riesgo, y cuando de enteraste de ello, no permitias que me fuera sola, o en camion a mi casa.

Mi mama simpatizo mucho contigo, y yo tuve que aclararle a mi papa que no eras el padre de mi hijo, para que dejara de mirarte feo y de querer correrte de la casa.

Sin embargo, yo era la unica en la oficina que no se daba cuenta del interes que tenias en mi.

Una noche, cuando ya tenia yo 7 meses de embarazo me quede un poco mas de tiempo en la oficina mientras terminaba unos arreglos navideños que iba a vender. Todas mis compañeras se habian retirado, y tu fuiste el unico que se quedo, solamente para ayudarme a terminar pronto los adornos. Platicamos mucho esa noche, y entonces fue cuando con un atisbo de entendimiento, pense que estabas interesado en mi.

La idea me parecia disparatada: Eras un hombre muy apuesto, con buen trabajo, soltero, y era inverosímil que estuvieras interesado en una muchacha que estaba esperando al hijo de otro. Mi aspecto no era el mas atractivo para un hombre que busca una pareja, y yo conocia muchachas solteras y sin ningun compromiso que estaban muy interesadas en ti.

Hice en mi mente una recapitulación de todo ese tiempo que habiamos pasado juntos, de tu amable silencio, tus atenciones, me tratabas como algo muy delicado, con mucho cuidado y cariño, me defendias, veias por mi. Me sentia muy bien a tu lado.

Luego, pense que tal vez sentias compasión hacia mi por mi situación, y lo di por hecho.

Sucedió entonces que algunas semanas después me organizaron de la oficina una fiesta de despedida, porque ya iba a tomar mi incapacidad por embarazo.

La fiesta iba a ser en mi casa y de inmediato te ofreciste a organizar todo.

Ese dia, cuando te ofreciste a traer una nieve y cerezas que se me habian antojado, se acerco mi amiga Sandra a mi y me dijo muy seria:

- Ale, ya te diste cuenta que V esta enamorado de ti, verdad?

Yo le dije que no inventara cosas, que tu eras muy atento y que me tenias lastima, por eso me ponias tanta atención. Entonces ella me dijo que hacia varias semanas que ella te pregunto directamente, y tu le confesaste que estabas enamorado de mi, pero que aun no me querias decir nada por respeto, y por miedo a que te rechazara. Que cuando tuviera a mi hijo, me ibas a pedir que fuera tu novia.

El dia de la fiesta, nos fuimos temprano a la casa, tu, Sandra, y yo, para preparar todo para la fiesta.

Tengo un hermoso recuerdo de esa tarde. Cuando entre a la cocina para comenzar a preparar lo que ibamos a dar de comer, ya estabas ahí, con un delantal puesto, y cuando proteste porque yo debia hacer todo, me tapaste la boca con tu mano, y me obligaste a sentarme frente a la mesa, mientras me describias todo el procedimiento de la comida que preparabas. Eras muy buen cocinero, recuerdo tu risa, tus manos con las mangas de la camisa arremangada mientras tomabas los ingredientes y los mezclabas habilidosa y gracilmente, el aroma de la comida en el fuego, y como aprovechabas cualquier momento para mancharme la cara con harina, o mermelada, y luego reias a carcajadas, mientras yo me quejaba.

Esa noche, a la luz de la fogata que encendimos en el patio de la casa, me dijiste que me amabas. Que querias ser el padre de mi hijo. Que no esperabas una respuesta ahora, que esperarias el tiempo necesario a que yo estuviera comoda con la idea y te amara tambien.

No puedo decir que estaba confundida. Sabia que era lo que queria. Y que sentia por ti. Me caias muy bien, te tenia mucho cariño, me gustabas fisicamente.

Pero no te amaba.

Amaba a mi amor de siempre, que ya no estaba conmigo, y con quien no tenia ninguna esperanza. Y no me podia permitir engañarte de esa manera, no podia tomar esa decisión por egoismo. Lo que me ofrecias resolvia muchos de mis problemas. Pero no merecias que lo hiciera solo por eso. Tu merecias que te amaran.

Te aclare que te queria como mi amigo y que ahora no me sentia preparada para una nueva relacion cuando la anterior habia sido un desastre, que ahora lo unico que me interesaba era que mi hijo naciera con bien, y dedicarme a el.

Pero yo tenia la firme idea de que no podia dar lo que no tenia. Eso era todo.

Asi y todo me dijiste que esperarias. Que no te irias de mi.

A la despedida de soltera de otra compañera no pude asistir por mi avanzado estado de gravidez. Sandra me platico después que estuviste sentado solo, tomando, y que cuando ella se acerco a preguntarte que te pasaba, le dijiste que me extrañabas que hubieras querido que estuviera ahí, y que si ella pensaba que yo algun dia podria quererte o aceptar ser tu novia.

Sandra te dijo que lucharas por mi, que yo era muy especial, algo difícil pero que tu eras un amor, y con el tiempo lograrias conquistarme.

El dia que di a luz, fuiste el primero en llegar, el primero en cargar a mi hijo, y luego, te quedaste conmigo, como si fueras mi esposo y el padre de mi hijo. Las enfermeras y otras pacientes me decian que que atento era mi esposo que se veia que me queria mucho. Yo no les quise aclarar que no lo eras, porque miraba que a ti te gustaba que ellas lo creyeran.

.Yo no tenia intencion de herirte, no esperaba que todo llegara tan lejos.

Me sentia muy bien a tu lado, me sentia amada, cuidada, pero algo me faltaba. No te amaba. Y el problema era que ni siquiera queria darte o darme una oportunidad.

En la convalecencia de mi embarazo, me visitabas todos los dias, llevabas cosas para el bebe, películas para ver en la video, me preparabas la comida.

Una noche, cuando ya estaba un poco mas recuperada, me llevaste unas flores. No tenias porque saberlo, pero lo sabias, que no me gustan las flores naturales. El arreglo que me ofreciste era pequeño pero muy bonito, y esa noche mi familia confirmo lo que ya sabia: que estabas enamorado de mi.

Pero yo no podia amarte. Mi corazon estaba ocupado, y aunque sin esperanza, el hombre a quien yo amaba, habia vuelto a mi vida. Aunque solo era mi amigo, estaba ahí, y hacia imposible cualquier intento de una relacion contigo.

Te portaste tan bien conmigo, que ahora pienso que fue horrible de mi parte lo que paso después. Un dia me confesaste que tenias un hijo de 8 años, pero que no lo conocias porque abandonaste a su madre cuando ella estaba embarazada, y que aunque ella te busco para que conocieras al niño, te rehusaste a ello.

Cuando me lo dijiste senti como un golpe en el pecho. Me senti muy contrariada, la imagen que tenia de ti se desmorono. Le hiciste a alquien mas lo que el padre de mi hijo me hizo a mi. Si hubiera habido alguna esperanza de que yo te correspondiera, se habria disipado en ese momento.

Te reclame el haber sido capaz de abandonar a tu propio hijo, no verlo nacer, y ahora, estabas aquí con elmio, que no era de tu sangre, y te dije que como pretendias quererlo si no quisiste ni al tuyo propio. Llorabas y me dijiste que estabas arrepentido y que ibas a buscar, a tu hijo , pero eso no me convencio. Algo se habia roto.

Todo lo que habias hecho por mi, todo lo que hiciste por mi hijo, quedo borrado por el hecho de tu abandono hacia los tuyos, y el sentimiento que tuve de que todo lo que me ofreciste era falso. No eras quien yo pensaba.

Tengo una fotografia de ti, con mi bebe en tus brazos, sentado en el sillon de mi casa, sonriendo mientras lo miras. La encontre hoy que estuve acomodando mis fotografias en el album. Y recorde todo este episodio.

Y creo que me tarde, pero necesito pedirte perdon.

Por haberte juzgado tan duramente cuando solamente atenciones recibi de ti. No soy nadie para erigirme como juez de ninguna persona y menos de ti.

Por no darte la oportunidad de defenderte y demostrar la realidad de tus sentimientos y tus intenciones.

La ultima vez que te vi, me dijiste que te ibas a trabajar lejos, que ibas a regresar para lograr mi perdon, mi respeto y mi amor. Tomaste en tus brazos a mi bebe, lo besaste en la frente, y le dijiste:

- Adios mijito, cuando te vuelva a ver ya vas a estar muy grande.

Luego me diste un beso en la mejilla y te despediste-

Y nunca supe mas de ti.

Unos años después, me entere que mi compañera de trabajo, a quien le gustabas, te habia hablado por telefono a donde estabas, para decirte que perdieras la esperanza conmigo porque yo ya habia vuelto con mi antiguo amor.

Ahora, después de tantos años, escribo todo esto para mi, para perdonarme y darte ese pequeño espacio que tuviste en mi vida. Gracias por ello.

Y lo hago tambien para ti, aunque nunca lo leas, para que sepas que senti un enorme cariño hacia ti, que quiero darte las gracias por todo lo que me ayudaste, porque en esa etapa tan difícil y dolorosa, me ayudaste a cruzar a terreno seguro. Estuviste conmigo y no te lo agradeci jamas.

Espero y deseo que tu vida haya logrado ser todo lo feliz que mereces, y que nunca, nunca me recuerdes, y que hayas logrado que alguien te ame solo a ti, y que seas para ella el unico en el mundo, y que ella lo sea para ti.

Tengo la certeza de que asi es.

Y puedes estar seguro de una cosa:

Valio la pena el tiempo que pasamos juntos.

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: