miércoles, 8 de agosto de 2007

El valor de la generosidad


En ocasiones te toca llegar al fondo de la situación,,, pero a veces recibes ayuda de la persona o el lugar menos esperado….
Hace algún tiempo, pase por una situación realmente deseperante, ni mi pareja ni yo teniamos trabajo, y estabamos subsistiendo con lo poco que el ganaba haciendo trabajos por destajo… fue una verdadera mala racha, Recuerdo que hubo dias enteros en que no probe bocado, para que la comida que había rindiera para los niños… luego, los despertaba muy tarde para que no extrañaran el desayuno, y solo les daba la comida; por la noche, se dormian preguntandome a que hora cenabamos….
Es tan horrible ver a tus hijos pedirte de comer, verlos sufrir hambre y no poder darles, me sentía impotente, desesperada, viendolos languidecer, tan tristes, tan hambrientos…… un dia veiamos en la tv de mi tio un reportaje acerca de África, donde explicaban que las mamas en algunas tribus muy pobres, ponian en una cacerola agua y unas piedras a hervir y las movian como si fuera un guisado, cuando sus hijos les preguntaban si ya estaba la comida, ella les decía: Ya pronto… así los niños se quedaban dormidos esperando comer…. Me puse a llorar cuando mi hijo mayor me dijo: Mami, tu haces eso con nosotros verdad?...
Llego el momento en que no tuvimos absolutamente nada para comer…. Nadie me prestaba dinero, porque no tenia trabajo, ni como pagarlo, ni mis familiares podian ayudarme y yo no me atrevia a pedirles ayuda… había dejado curriculums en muchos negocios, pero no recibia ninguna llamada… por fin me llamaron para una entrevista y me contrataron de inmediato…
Estaba feliz, aunque ahora tenia el problema de que no tenia dinero para el transporte, no creía que mi nuevo jefe quisiera prestarme sobre sueldo…
En esta oficina en que comencé a trabajar, entraria en sustitución de la Contadora que ya había conseguido otro trabajo, y me iba a entregar la papeleria y a indicarme la manera de trabajar del negocio. Cuando la conoci de inmediato me agrado, sentí mucha confianza hacia ella.
Me miraba con curiosidad y debio notar mi incomodidad porque me dijo que si no era indiscreción si me preguntaba porque me veia tan triste…entonces yo, que hacia mucho tiempo que no platicaba mas que con mis hijos, le platique todo lo que había pasado… a medida que me escuchaba sus ojos, como los mios, se llenaron de lagrimas, y cuando termine de contarle, me dijo:
Mira lo que son las cosas, yo me quejo de los problemas que tengo, pero he sido una egoísta. Yo tengo todo y mas todavía. Pero tu has pasado por todo esto y lo único que te preocupa son tus hijos..
Por la tarde cuando ya me iba me dijo:
Yo se que no tienes dinero, si no te ofendes quisiera prestarte estos 100 pesos, para que los uses para lo que necesites. No es mucho, pero te los ofrezco de corazón. Cuando cobres tu primer sueldo me los regresas.
No era el momento de ponerse dignos, así que acepte y agradeci infinitamente a Dios por haber puesto a una persona como ella en mi camino. Paso la semana que ella se iba a quedar ayudandome, y llego el momento en que tenia que irse. Nos despedimos como dos grandes amigas, como si tuvieramos muchos años de conocernos, con la promesa de seguir en contacto. Le dije que en cuanto cobrara mi primer sueldo le regresaria su dinero.
Entonces ella me dijo:
-Mira, vamos a hacer otra cosa, ¿sabes como me pagues? Cuando tu veas a alguien que necesita ayuda, solo ayudalo, y entonces haz de cuenta que me estas pagando este dinero….
Claro que proteste, pero ella se mostro inflexible, y aun me dijo:
-“Este dinero yo te lo di de corazón, porque no se que mujer, teniendo hijos como yo los tengo y oyendo el sufrimiento de otra madre, podria quedarse impasible. No quiero que me los regreses, solo haz lo que te digo. Ese es el único pago que voy a aceptar…”
Yo me quede pasmada. No había conocido a una persona así. No pense que existieran. Acababa de conocerme, no sabia nada de mi, ni siquiera tenia porque creer loque le había platicado. ¿Porque ella que no era pariente mío, me había ayudado? Cierto, no era la gran cantidad pero para mi en ese critico momento era una fortuna, y era mucho mas valioso por el hecho de lo que significaba: me hizo recobrar la fe, me hizo sentir una persona que le importaba a alguien. Que no estaba tan sola como estaba pensando.
Reflexione a mi vez sobre esto, sobre este tipo de personas que es sensible que es humanitaria, que te dice: Aquí estoy para ayudarte. Eso lo puedes esperar de un amigo, de tus parientes. Pero, cuando de un desconocido?
El saber que había personas capaces de dar tan desinteresadamente, me dio otra perspectiva de la vida y me dio fe y esperanza en la humanidad. No se necesitan muchas personas de estas para cambiar al mundo. Se que mucha gente dira que no es la gran cosa que te presten 100 pesos. Pero pregunten a una madre que tiene a sus hijos muriendo de hambre si esa cantidad no es toda la fortuna del mundo para ellos. Se que le debo a ella la confianza que hoy tengo y algo mas: Me ha hecho ser una mejor persona, y eso también es invaluable.
Huelga decir que hemos seguido en contacto y la considero una de mis mejores amigas aunque no nos frecuentamos mucho. Cada vez que recibo noticias suyas me alegro mucho. Y se que ella también. Y por supuesto., me he encargado de regresar aquel grandioso favor … todas las veces que he tenido oportunidad, porque es una deuda tan grande, que no terminare de pagar en toda mi vida….

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: