miércoles, 15 de agosto de 2007


Jean Cusset, ateo siempre, con excepcion de los dias de Navidad, dió un nuevo sorbo a su martini-con dos aceitunas, como siempre- y continuó:
- Yo admiro bastante a los que creen en Dios, Para eso, se necesita mucha fé, y en nuestros tiempos, la fé, que antes movía montañas, escasea tanto que ya no sería capaz de mover un clip.
- Sin embargo,-siguió diciendo- admiro mas a los que no creen en Dios, porque tienen mas fé aún que los que creen en Él.
Los contertulios de Jean Cusset, fijaron en el filósofo una mirada de interrogación.
- De veras- explicó Jean Cusset- Hace falta tener mucha fé para creer en Dios, pero hace falta mucha más fé para creer en el azar y sostener que el Universo es obra suya.
Así dijo Jean Cusset, y dió el último sorbo a su martini, con dos aceitunas como siempre.

De: ARMANDO FUENTES AGUIRRE "CATON"

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: