martes, 2 de octubre de 2007

El enemigo interior


La fuerza no alcanza para cargar la pesada piedra de mis nostalgias. He tratado en vano y solo he logrado que su peso me abrume y me hunda aun mas en la tristeza.

Como arena movediza el piso hecho de sueños se desvanece a mis pies y me devora.He querido lanzarla lejos de mi, fuera de mi y no he podido.

Un tiempo me sentí fuerte e invencible el espíritu elevado al firmamento y ninguna carga era pesada para mi. No existía entonces esta piedra, no aprisionaba como ahora mi pecho dificultándome la respiración, cortándome el halito indispensable de la ilusión para continuar con vida.

Mi corazón , sin embargo ha soportado su peso, y lo ha sobrellevado por mi, porque estoy tan débil, porque el dolor me ha dejado fatigada y cansada de luchar.Puedo soportar , pero casi me asfixia, por eso quiero arrojarla de mi, pero no puedo.

Y esta noche mi corazón quiere dormir, y en cuanto lo haga la piedra me matará con su pesada carga de nostalgias, que cada momento es mas grande.

Como en las pesadillas de la niñez, este monstruo me persigue y do quiera que vaya o me esconda, inevitablemente me encontrarà, cual eficiente sabueso, pues sabe SIEMPRE donde estoy, no hay escapatoria ya que esta dentro de mi.

Y no puedes escapar de ti mismo…..

1 comentario:

virlise dijo...

la nostalgia es como un relampago dentro de uno, que golpea ferozmente contra un recuerdo apagado...
creo, que a veces hace bien que vuelvan siertos recuerdos, aunque sea solo para llorar un poco...

CONTENIDO PROTEGIDO POR: