jueves, 16 de diciembre de 2010

Sembrando.

Lo que se siembra se cosecha.
Durante mucho tiempo me dedique, con el ímpetu de la juventud, a vivir mi vida como a mi me gustaba, con mis creencias y bajo mis reglas, sin importarme los demas, basado en una idea erronea de la vida, pero que en su momento parecio la correcta. Fui egoísta y delegue prioridades, olvide lo que era verdaderamente importante de la vida. Ahora a traves del tiempo me doy cuenta que todo tiene su consecuencia. Y entonces retrocedo y observo con dolor que he dejado atrás personas lastimadas, atropelladas por mi orgullo y egoismo.
Y entonces me pregunto cual sera mi cosecha después de lo sembrado?
Una vez le pregunte a mi madre, si extrañaba a su padre. Mi abuelo habia fallecido hacia poco tiempo. Al mirarla a los ojos note un brillo de nostalgia en ellos, y entonces me miro y me dijo:
- Yo nunca deje de quererlo, de ver por el. Tengo buenos recuerdos suyos.
Sin embargo, mi madre, quien no pudo disfrutar de su infancia, ni de su padre debido a que se caso muy jovencita, a los 14 años, si podia tener, como su hermana menor, recuerdos buenos, como ella decia de el, porque cuando ellas se separaron de su hogar para formar el suyo propio, el aun vivia con ellas.
Luego, el tomo otro rumbo, formo otra familia, y sus hermanos menores vivieron el dolor de la ausencia de su padre. Asi, se dividieron las emociones y los sentimientos entre los hermanos, unos abogando por el recuerdo grato de su padre, y los otros sufriendo el abandono, con el rencor y el resentimiento por su ausencia. Aun asi, todos salieron adelante, siguieron con sus vidas, con la unica imagen que los hizo fuertes, la de su madre que lucho por ellos todo el tiempo, hasta el dia de su muerte, y a quien aun le siguen rindiendo devocion. Mi abuelo asi se convirtió en motivo de enojo y de resentimiento para quienes no lograron perdonarlo.
Recuerdo todo esto, mirandome a traves de ese filtro y a veces reflexiono, mientras trabajo, o por las noches cuando el sueño no llega aun y puedo estar solo en mi interior, con mis pensamientos, y creo encontrar similitudes entre mi vida y la de mi abuelo, quien decidio en un momento de su existencia a quien dedicarle su vida, y que personas dejar en el camino.
.Y Pienso: quiero cosechar lo que sembre.
Y que es lo que he sembrado? Entonces he hecho un recuento de mi vida, de mis decisiones de lo que he pasado y vivido, y me doy cuenta que he dejado atrás de mi, a personas para las cuales yo era muy importante, pero que en su momento se me hizo facil, hacerlos a un lado. No tenia un buen juicio en ese momento, era muy joven, inexperto e inmaduro. Y tambien me doy cuenta que eso no me justifica, en todos los casos el resultado es el mismo: el abandono, el olvido de personas que ahora veo cuan importantes son para mi. Y no se si sea demasiado tarde. Pienso en mis niños que en su momento necesitaban mi abrazo y palabras de amor, en sus primeros aprendizajes, el trato cotidiano, el amor y la confianza de sus infancias que ya no pueden ser mas. Pienso en aquel adolescente que en su momento, esperaba mis consejos y que en el trance de niño a adulto y en todos los cambios en su vida, necesitaron a su padre, que no estaba ahí para ellos, en todas esas experiencias que debi vivir con ellos y no fueron jamas. Ellos, creceran como lo decidi, lejos de mi, con lo que han aprendido de sus familiares, amigos o extraños, con esa imagen que todas esas personas han formado en sus mentes sobre mi, porque yo no estoy ahí para decir lo contrario. Viviran ajenos a mi
con experiencias absorbidas en todos esos momentos solos, lejos de su padre, que era quien debio estar ahí para amarlos y protegerlos todo el tiempo.
. Y ahora veo todo eso que me perdi, ahora veo que estas personas que nacieron de mi que llevan mis genes y mi sangre son seres insustituibles, con una individualidad que los hace unicos. Son mis hijos.
Y mi corazon se llena de añoranza y me pregunto, como seran, que hubiera sido? Sera demasiado tarde para recapitular, para volver sobre mis pasos y rectificarme, reencontrarlos en el camino que los deje?
Sera sensato hacerlo? Para que?
El daño ya esta hecho. Tome las decisiones que tal vez no fueron las correctas pero que en su momento asi me lo parecieron, sacrifique a personas buenas y valiosas que me amaban ya las que no supe comprender ni amar, perdi a mis hijos de mi primer matrimonio, cuando eran aun muy pequeños jamas los lleve a su primer dia de clases, no los enseñe a andar en bicicleta, no los vi dormir pacíficamente por las noches. No estuve ahí, en todos esos valiosos momentos. Ahora ellos ya son grandes, unos adultos que llevan mi sangre y para los cuales soy casi un desconocido. Nunca les he pedido perdon, a ellos, mis hijos ni a su madre, a quienes tanto daño hice con mi abandono.
En esta carrera loca en que se habia convertido mi vida entonces, encontre a mi paso a una pequeña pero gran mujer, quien después de diez años de convivir a mi lado, me dio una maravillosa y hermosa hija. Y de nuevo, sin medir consecuencias, sin voltear atrás, me hice a un lado, y la deje sola, con todo el peso y el dolor que siente una madre al ser abandonada. Deje a mi niña, a mi hijita, a quien ahora después de 14 años, quiero ver, la quiero abrazar, quiero darle mi amor, estar con ella, como no lo pude estar todo este tiempo.
Y ahora que llego, con los brazos abiertos y todo mi cariño para darle… ya las cosas son diferentes. Ella no sabe nada de mi, soy un desconocido, no alberga ningun sentimiento hacia mi, porque nunca me los supe ganar. Llego y me encuentro con una niña maravillosa, de cuya vida no formo parte. Con quien nunca estuve cuando le salieron sus primeros dientes, cuando empezo a caminar, su primer dia de clases, no estuve en los Dias del padre, o su cumpleaños, o en su graduación de primaria.
No me quiere.
Pues que esperaba??¡¡¡ que de la noche a la mañana, solo porque llego y le digo que soy su padre, me va a querer?? Nooo¡¡¡ Sigo con mi egocentrismo? Quien soy yo? Quien me creo tan especial para que todo el dolor todo el abandono se borren de un plumazo?
Durante todo este tiempo que no estuve con mi niña, ella tuvo un padre de crianza, un hombre al que envidio profundamente, porque el sabe mas de ella que yo, el ha estado con ella todo este tiempo, le enseño a leer, rie con ella, la tiene para abrazarla todo el dia. El ocupa el lugar que debio ser mio. Y que desprecie.
Ahora, que la conozco, que me ha permitido entrar un poquito en su vida, me desvivo por ella, me desbarato literalmente en un intento de lograr un lugar en su corazon. Pero no puedo contra el tiempo perdido y esa parte su vida con un padre que no soy yo, y me desespero, porque ella se ha vuelto tan importante en mi vida. Pero es un precio que me parece barato pagar, mas, mucho mas haria por lograrlo. Porque ella me ame y me acepte como lo que siempre debi ser: su padre.
Hoy tengo un matrimonio feliz, tengo una familia con unos hijos que necesitan de mi, con quienes si he estado todo el tiempo posible, Y no quiero volver a cometer los mismos errores del pasado. Ellos son mi vida. He descubierto el verdadero amor en la persona de mis hijos. De todos ellos. Asi que ya no me importa mas que luchar por ellos, por los que tengo, por tratar de recuperar a los que estan lejos, Y por mi hija tan linda, mi bebe, mi princesa que ocupa un lugar tan especial en mi corazon.
Aquí seguire, no importa lo que pase, estoy paso a paso, dia a dia, sembrando un nuevo campo de amor, estoy sembrando toda una nueva vida, tal vez algun dia coseche buenos frutos. No lo se. Y no importa lo que pase, lo que me diga, tiene todo el derecho, pero yo seguire insistiendo, aguantare todo, hasta que me haga a un lado, me reclame, y no me quiera ver. Yo la entiendo, quien me creo? Que llego de repente a su vida después de tanto tiempo, y quiero que me reciban como un heroe. No. Se que eso no va a ser, las heridas son profundas pero con amor y perseverancia, sabre sanarlas.
Antes yo era solo un nombre, una sombra en su vida y ahora que quiero ser parte de ella, estoy sufriendo para lograrlo. Pero este sufrimiento, este batallar para lograr su amor es lo que yo mismo me busque, es mi expiación, Lo acepto. Cosechare lo que sembre. No quiero terminar igual que mi abuelo, ese nombre sin rostro, que una vez tuvo que decidir en su vida. Y decidio dejarme sin saberlo, tambien a mi.
Al nieto que nunca tuvo el gusto de conocerlo.


HUGE DE BASKERVILLE

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es dificil aceptar los errores. Dejar el egoismo de lado, y comenzar a mirar el desastre realizado.
Pero es bueno que principias a ser honesto contigo. No es tarde nunca. He estado en una situacion similar. Es duro. Pero hay que afrontarlo.
Felicidades por la honestidad.
Saludos.

Adame.

CONTENIDO PROTEGIDO POR: