domingo, 2 de enero de 2011

Si ves una lucecita....


Soy de ideas bastante firmes y tengo algunos practicos principios que me han permitido formarme a lo que llamo un atisbo de criterio. El resto del mundo dice que es terquedad, pero en mi mundo mi opinión es la que cuenta y la mexicana democracia en mi interior, ha concluido que estamos bien. No se puede contra eso. En fin, el punto es que mi obstinación, me permitido muchas cosas y me ha evitado bastantes disgustos, y viceversa. Por lo cual en caso de duda, siempre confio en mi yo interior en turno, y sigo sus instrucciones rigurosamente. Es por lo cual una vez instalada en una decisión es difícil hacerme cambiar de opinión. Mi mama decia que parecia una mula varada en el camino. Nomas no avanzo. Puede obligarseme a realizar una accion a la que me niego por la fuerza, pero en mi corazon le sigo siendo fiel a mi idea.
Bien, me mantengo fiel a mis lineamientos, pero no quiere decir esto que siempre este en lo correcto, soy falible, por dios, tampoco soy tan soberbia. A veces me equivoco. Lo admito. Pero no le digan a nadie por favor. Esto dañara mi reputacion.
Asi que si digo, no, es no. Cuando se estreno la película Rapido y Furioso, asisti al cine mas a fuerzas que por las buenas, por darle gusto a mi compañero. No tenia idea que clase de película ibamos a ver, asi que cuando me dijo que era una de carreras, casi salgo de carrera yo. Dios mio, no. Dos horas con el ruido de autos de carreras sazonadas con la descripción detallada del funcionamiento de los mismos, -ya que mi compañero es mecanico- y una pizca de interrupción de las descripciones para preguntarme: Que paso? Que dijeron? (y yo mentalmente ahorcandole y gritandole: PON ATENCION A LA MALDITA PELICULA Y DEJA DE ESTAR HABLANDO), Esa era la imagen mental que tenia al caminar resignadamente hacia la sala donde exhibian la funcion. Como se notara no estaba particularmente alegre por la idea, pero, trataba de mostrarle al susodicho que me interesaba. Que estaba dispuesta a sacrificarme por el . (eso, el box y el futbol eran un castigo para mi)
En realidad no iba yo tan resignada. Durante el trayecto y antes de comenzar la película me encargue de que le quedara clarisimo que aquello era una tortura para mi. El reia y me decia: eso dices siempre. En fin, nos sentamos, comenzo la película, sin pena ni gloria. Entonces aparecio a cuadro Dominic Toretto (Vin diesel) Aaaah, jamas olvidare ese momento, en mi mente flota la imagen de el hermoso Toretoo caminando furioso hacia la salida de su negocio para separar a su amigo el bigoton y un tipo rubio que se peleaban por su hermana. Era el epitome de la belleza masculina (dicen que en poco agua me ahogo, pero en fin son mis gustos) . Quede extasiada por el la siguiente hora con treinta minutos, y Sali de ahí con una gran sonrisa. El ingnorado que caminaba junto a mi, me miro y me dijo: Ves como te gusto la película, y tanto que protestaste?
Ok, le digo, cacheteame la proxima que no quiera experimentar algo. Se lo tomo muy en serio según veo. Jaja
Igual me sucedió cuando me llevo a ver la película “Gladiador” con Russell Crowe, aunque esta vez lo que me encanto y conmovio fue la historia. Tambien de Russell Crowe paso lo mismo con “El Luchador”. Y es que se exceden en mexico, de veras, que manera de traducir los titulos. A mi me dio la impresión que las dos se trataban de un boxeador y como alucino el box, porque fue parte de mi tortura psicologica durante mi secuestro que duro mas de una decada (llamese matrimonio), pues nada mas no queria ver las películas por que tenia una idea erronea acerca de la tematica de las películas. Pero, divago, como siempre, el caso es que he aquí que volvi a equivocarme. Lo bueno de este asunto es que me obligaron a hacer algo que no queria y que al final me gusto. De otra manera no lo hubiese experimentado. Y pienso que aunque es caracteristica de mi personalidad, no es en realidad algo que me ayude mucho, el ser obstinada. Me he perdido de muchas cosas, no me quiero ni enterar de cuales por haber dicho cerradamente “no me gusta” o “no quiero” sin haber conocido o probado.
He visto a muchas personas que tienen un patron de comportamiento similar, desechando lo desconocido y optando por lo comodo y ortodoxo o lo que siempre funciona.
Sin embargo, siempre he sido consciente de esto, de este defecto, uno de los muchos que poseo, y que me conforman, y por eso, en cuanto mi rigido criterio se descuida un poco, procuro sabotearme a mi misma, leyendo libros que no me interesan a simple vista, probando comidas que no me apetecen o nunca he probado (asi descubri la comida china), haciendo cosas que normalmente no me gusta hacer, pero que no me dañan o a alguien mas, tratando de no seguir esa linea del “por aquí debo ir”. Evidentemente el mensaje subliminal del cuento de caperucita roja nada mas no funciono conmigo. Si, he tenido problemas por ello. Seme ha catalogado de arriesgada, temeraria, rebelde.
Y? (como diria lucero), cual es el problema?.
Conozco cosas nuevas, nuevos sabores, texturas, personas, ideas y pensamientos. Me enriquezco con cada libro, situación o persona. Vivo.
A este respecto recuerdo la frase de Seneca: "Si ves una lucecita, siguela, si te conduce al pantano, ya saldras de el. Pero si no la sigues, toda la vida te mortificaras pensando que tal vez era tu estrella".
Aunque tambien se me viene a la mente algo que escuche una vez: "Corremos ciegamente al precipicio una vez que hemos puesto ante nuestros ojos algo que nos impida verlo".
Es cuestion de enfoques.
Ser terca, y tener conciencia de ello, me ha permitido, pues, ser flexible. Y:
“No hay un arbol mas fuerte que el que ha sido azotado por continuos vientos, porque con la misma fuerza que es golpeado por la tormenta, con esa fuerza se fortifican y hacen mas profundas sus raices. El arbol mas fuerte no es el mas rigido. Sino el mas flexible, que se dobla, pero no se rompe.”
He dicho. Y no me van a hacer cambiar de opinión.

No hay comentarios.:

CONTENIDO PROTEGIDO POR: